Home / Fan trabajos / El amor de la rosa eterna 156

El amor de la rosa eterna 156

CAPITULO 156

MI DESTINO… LA SOLEDAD

Paty seguía mirando a Ane y Candy mientras se probaban los vestidos para su boda ya que ellas serian las damas de honor, los ojos azules de Ane parecían hacer juego con el lila del vestido, mientras que los verdes de Candy contrastaban haciéndola lucir hermosa, el corte era imperio, con mangas, la tela de la parte de arriba era de encaje, la de la parte de abajo era satín, la forma definía muy bien la figura de ambas, con una pequeñas mangas, un escote que dejaba ver los encantos de las chicas, para finalizar una cinta de seda blanca rodeaba donde comienza el talle.

Paty – Se ven muy bien – les dijo a ambas –
Ane – Paty creo que es demasiado escotado – se sonrojo –
Candy – Paty por esta ocasión apoyare a Ane – le hizo saber –
Paty – Pero en verdad se ven lindas – Candy y Ane se miraron – véanse al espejo – ellas voltearon para verse –
Candy – Debo también admitir que Paty tiene razón – se acomodo el vestido –
Ane – Crees que le guste – le pregunto a Candy –
Candy – Se desmayara cuando te vea – se rio traviesamente –
Paty – Nunca me imagine que terminarías siendo su cuñada – le dijo a Ane que se sonrojo de inmediato –
Ane – Paty por favor – se cubrió el rostro con las manos –
Candy – Nunca pensé que le confesarías tu amor – Ane se puso más roja –
Ane – Basta chicas – quería meter la cabeza en el vestido –
Paty – No puedo creer que estamos a una semana de mi boda – sus ojos se iluminaron –
Candy – No estás nerviosa Paty – le dijo mientras se quitaba el vestido –
Paty – Si y mucho – se llevo las manos a pecho –
Ane – Stephania se verá preciosa – Ane también comenzó a quitarse el vestido –
Paty – Si también ya le compramos su vestido – se ilumino su rostro – hablando de ella, tengo que irme chicas, debo de cuidar a mi hija – se puso de pie –
Ane – Gracias por venir a ver los vestidos – Paty se acerco para despedirse –
Paty – Sabia que tendrían muy buen gusto – también se despidió de Candy – las veré luego chicas – salió de la habitación –
Candy – Esta feliz – al fin logro salir del vestido –
Ane – Y tú – Candy la miro –
Candy – Yo qué – le cuestiono –
Ane – Tú eres feliz – Candy se dio la vuelta para no mirarla – por qué no arreglas las cosas con Terry – le dijo mientras se cambiaba –
Candy – No sé qué hacer – se sentó en la cama –
Ane – Dile lo que sientes – Candy la miro a los ojos, ya que esas mismas palabras se las había dicho ella –
Candy – No puedo dejar a Richard – se llevo las manos a los ojos –
Ane – Pero tú no lo amas – Candy se puso a llorar –
Candy – Le debo demasiado, cuando más triste y sola me sentía el apareció, me ayudo, me cuido, me salvo – se llevo la mano a la herida de bala – no puedo Ane –
Ane – No crees que estás actuando igual que Terry – Candy la miro – el sentía que tenía una obligación con Susana y ahora a ti te pasa lo mismo – esperaba Candy reaccionara –
Candy – Terry ni siquiera me ha buscado – dijo desanimada – hace ya tres semanas que no sé nada de él – sentía tanta frustración – es que Terry es tan… – se veía molesta – primero se pelea por mi y luego desaparece como si yo no le importara – eso le dolía –
Ane – El ha estado viendo a Stear y Archie – Candy regreso su mirada a Ane –
Candy – ¿Cómo? – dijo con asombro –
Ane – No sé cual sea el motivo por el cual no te ha buscado, lo que sí sé es que siempre pregunta por ti – Candy se quedo boquiabierta –
Candy – Ane ya no se qué hacer – Ane le dio su ropa a Candy –
Ane – Lo que decidas yo te apoyare – le hizo saber que no estaba sola, en ese momento llamaron a la puerta –
Mucama – Srita Britter su novio vino a verla – los ojos de Ane se iluminaron –
Ane – Enseguida voy – se dirigió a la cómoda, tomo un cepillo y comenzó a acomodar su cabello – Candy todo se solucionara – la abrazo –
Candy – Si – intento sonreír, se termino de vestir – listo ya me veo presentable – le dijo a su amiga, que seguía arreglándose –
Ane – Te ves muy bien – la tomo de la mano, salieron de su habitación, Ane se notaba ansiosa por ver a Isaac – Hola – le dijo en cuanto bajo las escaleras –
Isaac – Hola preciosa – su rostro se ilumino –
Ane – Deseaba tanto verte – él abrazo a su novia, tenía ganas de besarla pero era un caballero –
Isaac – Hola Candy – saludo a su hermana –
Candy – Hola – le dijo, sus verdes ojos se abrieron al ver que no había ido solo – Richard – le dijo al verlo parado en la puerta de la entrada –
Richard – Pensé que estarías en tu casa – su corazón latía al verla –
Ane – Es que no probamos los vestidos para la boda – dijo con emoción abrazando a su novio –
Isaac – Se que te veras hermosa – le dio un tierno beso en el cabello – las queremos invitar a cenar – les dijo a ambas –
Ane – De verdad – su corazón salto de alegría –
Richard – Quieres ir – le pregunto al ver la cara de duda de Candy –
Isaac – Candy tienes que ir, Richard se va mañana – le hizo saber, Candy miro a Richard –
Richard – El Sr. William quiere que arregle unos negocios en Boston – no le agradaba mucho la idea –
Ane – Vamos Candy – la miro fijamente –
Candy – Claro, se encamino hacia donde Richard –
Richard – Estuviste llorando – le pregunto en cuanto ella se acerco –
Candy – No para nada – le sonrío –
Isaac – Suban al auto ahora los alcanzamos – Ane fue a avisar que saldría –
Richard – Que es lo que pasa – le pregunto en cuanto estuvieron solos –
Candy – ¿A qué viene la pregunta? – Se detuvo frente al auto –
Richard – A que has estado distante estos días – se recargo en el auto –
Candy – Es que ha sido una semana algo agitada – se escudo en el trabajo –
Richard – ¡Ah! – Como que no le creyó –
Candy – Entonces te vas – le pregunto –
Richard – Si, pero regresare para la boda – le aseguro –
Candy – Que bien – Richard sujeto de la cintura a Candy, y la jalo contra si suavemente –
Richard – Te voy a extrañar – la abrazo – pero te prometo que después de eso ya no nos separaremos – le susurro al oído –
Candy – Quieres que te acompañe mañana a la estación – puso sus manos sobre el pecho de él –
Richard – Me encantaría – le sonrío – y acaricio su rostro – no tienes idea de lo mucho que me gustas – la miro embelesado, Candy había llegado a ser su adoración –
Candy – Eres tan bueno – rodeo el cuello de él con sus brazos –
Richard – Te amo Candy – estaba por besarla cuando unas voces se escucharon, eran Isaac y Ane –
Ane – Entonces Richard se va mañana – le dijo al oído –
Isaac – Si – le afirmo – sabes Ane me confesó algo – Ane miro a su novio –
Ane – Que cosa – tenía el presentimiento de que diría algo malo –
Isaac – Le pedirá matrimonio el día de la boda – Ane detuvo su andar –
Ane -¿Qué cosa? – lo miro confundida –
Isaac – No te da gusto – le dijo al ver el rostro de ella –
Richard – Que le pasa a tu amiga – le cuestiono a Candy al ver a la distancia el rostro de Ane –
Candy – No lo sé –
Isaac – Ane vamos no te quedes ahí parada – la tomo de la mano –
Richard – A donde quieren ir – le pregunto a ellas –
Ane – Me gustaría ir al restaurante Francés – le dijo a Isaac – tu qué opinas Candy –
Candy – Si por mí no hay problema – sonrío –
Isaac – Esta decidido – subieron al auto, se dirigieron al restaurante por algunas horas se perdieron en el tiempo, en los recuerdos, en los planes a futuro, Candy sonreía al ver tan contentos a su hermano y amiga –
Richard – Se ven tan contentos – le dijo al oído a Candy –
Candy – Me da gusto que lo sean – le respondió –
Richard – Te tengo una sorpresa – Candy lo miro –
Candy – Que cosa – dijo sorprendida –
Richard – Lo sobras el día de la boda – torció una comisura de su labio para dibujar una sonrisa –
Candy – Así que te vas mañana – le cuestiono –
Richard – Si tengo que ir a solucionar unos negocios del Sr. Andley – bajo la mirada –
Candy – Te noto preocupado – tomo su mano, miro en el centro del restaurante como bailaba Isaac con Ane –
Richard – No solo que no quiero dejarte sola – tomo su mano –
Candy – Yo voy a estar bien – le dijo para tranquilizarlo –
Richard – Lo sé – tomo aire y miro a Candy, sabía que ella estaría bien, pero también sabía que Terry seguía en Chicago y eso le preocupaba – quieres bailar – le sugirió –
Candy – Claro – ya no quería preocuparlo más y para tranquilizarlo fue accesible, Richard llevo a Candy al centro del lugar, bailaban cerca de donde Ane e Isaac –
Richard – Te amo niña bonita – le susurro – y yo por ti sería capaz de todo – Candy sonrió y siguió bailando con Richard al compas de la música, Richard miro como se veía la novia de su amigo, la forma en la que lo miraba, el modo en que bailaban, como dos enamorados, pero Candy esa noche se notaba tan diferente a Ane –

Richard partió a Boston la mañana siguiente, Candy como buena novia fue a despedirlo a la estación del tren, Isaac la acompañaba, Candy no dejaba de pensar en lo último que le dijo Ane antes de dejarla en su Casa, “Candy tienes que solucionar las cosas antes de que Richard llegue, por qué el hará algo que te puede cambia la vida”, Candy no pudo sacarse ese pensamiento casi en toda la semana.
Laureen – Pasa algo hija – le pregunto a la chica que estaba como ausente –
Candy – Que me decías – le contesto algo aturdida –
Laureen – Que has estado muy extraña estos días – dejo la costura sobre un sofá –
Candy – Nada mamá – bajo la mirada –
Laureen – Es por Richard – Candy sonrío tristemente – te aseguro que estará mañana para la boda, tal vez ya no pudo llegar hoy – Candy se puso de pie –
Candy – Mamá voy a casa de Ane – necesitaba salir por qué sentía que se asfixiaba – me pidió que fuera para ver como quedaron los últimos detalles de su vestido –
Laureen – No llegues demasiado tarde – le dijo – mañana tienes que verte radiante para Richard – le hizo saber, su comentario la dejo pensativa –
Candy – Acaso sabes algo que yo no – le cuestiono –
Laureen – Lo sabrás mañana – le sonrío –
Candy – Claro – puso cara de confusión, Candy se encamino a casa de Ane, estaba por ponerse el sol, cuando llego toco la puerta –
Ane – Candy que bueno que llegaste – le dijo en cuanto abrió –
Candy – Que es lo que pasa – le dijo al verla tan extasiada –
Ane – Vamos a mi habitación – la tomo de la mano y subió las escaleras –
Candy – Ane cual es la prisa – cuestiono algo confusa –
Ane – Ya lo veras – entraron a su habitación – mira – le mostro lo que había en la cama –
Candy – Ese no es el vestido que usaremos mañana – miro a su amiga –
Ane – No Candy, ese vestido es el que usaras esta noche – le dijo Candy puso cara de sorpresa –
Candy – Esta noche – dijo interrogante –
Ane – Vamos a cambiarte – le dijo mientras le ayudaba a quitarse el vestido que traía puesto –
Candy – Ane que es todo esto – la detuvo – si no me dices que pasa me iré – miro algo molesta a Ane –

Continuación de este capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …