Home / Fan trabajos / El amor de la rosa eterna 155

El amor de la rosa eterna 155

CAPITULO 155

DETENER EL TIEMPO

Isaac esperaba ansioso en la sala a Candy, deseaba saber qué es lo que Ane había hablado con ella, en eso pensaba cuando Candy entro a la casa, la miro interrogante pero en cuanto vio el rostro su rostro noto que las cosas no habían salido como lo hubiese deseado, era evidente que Ane no lo había tomado de la mejor manera.

Isaac – ¿Qué paso? – Dijo en cuanto Candy se acerco –
Candy – Ella lo tomo – Isaac sospecho que Candy diría que Ane no tomo bien las cosas – tranquilamente – Isaac no pudo creer lo que escuchaba –
Isaac – En verdad – estaba atónito –
Candy – Al principio se entristeció pero luego comprendió que era lo mejor – Isaac la miraba boquiabierto –
Isaac – No puedo creerlo – pensaba que le importaba más a Ane –
Candy – Si a mí también me sorprendió mucho su actitud – se encogió de hombros –
Isaac – Le dijiste que me voy con Nicole – Candy bajo la mirada – lo entiendo – se puso de pie – creo que voy a recostarme un rato – su mirada parecía confusa –
Candy – Te avisare en cuanto este la cena – sonrío –
Isaac – Gracias pecas – también sonrío –
Candy –Descansa – le dijo mientras él subía las escaleras para desaparecer en el corredor, fue entonces que Candy comenzó a llorar, no podía creer que se fuera, recordó la plática que tuvo con Ane luego de que salió tras ella –
Ane – ¿Por qué no me lo dijiste Candy? – le reprocho –
Candy – Él me pidió que no lo hiciera – le explicaba –
Ane – Cuando se va – pregunto cabizbaja –
Candy – En una semana – también le dolía la situación –
Ane – Se va con ella – su voz sonó rasposa –
Candy – Si – Candy miro como las manos de su amiga aprisionaban su falda –
Ane – Por qué Candy – se recargo en un árbol –
Candy – Dile lo que sientes – le dolía decir eso ya que Archie era un buen amigo para ella –
Ane – No servirá de nada – se limpio las lágrimas –
Candy – Se que se va por mi culpa – le dijo tristemente –
Ane – ¿Cómo? – miro a Candy confundida –
Candy – Es que yo discutí con él el día de mi cumpleaños y le dije cosas que le dolieron mucho – se llevo una mano al pecho –
Ane – Candy no debiste – le reprocho –
Candy – Ane yo no quise… – Ane la miro algo molesta –
Ane –Tú lo arrojaste a los brazos de Nicole – le reclamo –
Candy – Por favor tranquilízate – le dijo –
Ane – Por qué solo piensas en ti – Candy la miro confundida – mira como tienes a Terry y Richard – Candy bajo la mirada- deja de jugar con las personas – fue lo último que le dijo y se fue corriendo dejando a una Candy con el corazón completamente desconcertado, luego de eso ella decidió caminar por un largo rato, ahora que Ane lo mencionaba, no solo el hecho de que Isaac se fuera era lo que la tenía con el ánimo por los suelos, sino que tenía que resolver la situación con Terry y Richard, pero ellos no habían dado señales de vida durante la última semana, Candy regreso a su realidad, se puso de pie y se dirigió a su habitación, su madre a escondidas pudo apreciar la tristeza en el rostro de su hija, no pudo evitar derramar lágrimas de sus grises ojos, también le dolía que su hijo se marchara –

Candy miro el calendario que había en la sala de enfermeras, los días había pasado rápidamente, Isaac ya había preparado sus maletas, pero ella no había tenido el valor de hablar con Richard, él llamo un par de ocasiones pero ella no quiso responderle y de Terry no sabía todavía nada, eso la desesperaba, había decidido ir a hablar con Richard esa tarde.

Eugénie – Lista para irte – le dijo en cuanto entro –
Candy – Creo que si – se acomodaba su suéter –
Eugénie – Mañana se va – Candy entristeció –
Candy – Si – dijo mientras tomaba aire –
Eugénie – Lo he notado distante – le dijo mientras dejaba unos papeles en la mesa –
Candy – Es por qué no ha hablado con Ane – le seguro –
Eugénie – Ella es una linda chica – le dijo y se sentó –
Candy – Si – dijo en un susurro –
Eugénie – No es como Nicole, no sé por qué tu hermano se va con ella – torció el gesto –
Candy – Veras a Albert – cambio el tema, Eugénie puso cara de sorpresa –
Eugénie – ejem – tocio nerviosa –
Candy – Para mí no es un secreto que tu le gustas – Eugénie se sonrojo –
Eugénie – Que cosas dices – se escudo en su trabajo –
Candy – Te veo mañana – sabía que Eugénie no le contaría mucho, además de que tenía prisa –
Eugénie – Cuídate – le dijo sin mirarla, Candy sonrío sabía que Eugénie vería a Albert en cuanto terminara su guardia, cuando caminaba por una calle vio que Isaac se metía en una cafetería, quiso darse la vuelta pero la curiosidad la estaba matando así que fue a ver con quien estaba su hermano, sus verdes ojos se quedaron desconcertados al que con quien se reunía era Ane, Candy decidió marcharse sabía que ellos dos tenían que hablar al igual que ella con Richard, tomo aire y siguió su camino, mientras en la cafetería –
Isaac – Hola Ane – la saludo dándole un beso en la mejilla –
Ane – Hola – dijo en voz baja –
Isaac – Como estas – pregunto con formalidad –
Ane – Bien – dijo de dientes para afuera ya que por dentro sentía que se moría –
Isaac – Me alegro – Pensaba que a Ane no le afectaba su partida –
Ane – Se que mañana te vas – se acerco un mesero –
Mesero – Gustan algo de tomar – les ofreció, Isaac miro a Ane –
Ane – Un té de naranjo – le dijo –
Isaac – Lo mismo – Ane lo miro –
Mesero – En seguida – se retiro –
Ane – De que querías hablar conmigo – fue directa al punto, esperaba que Isaac le dije lo que ella tanto deseaba escuchar –
Isaac – Yo solo quería despedirme antes de partir – deseaba decirle lo que sentía por ella –
Ane – Ah – solo dijo eso, su rostro entristeció –
Isaac – No quiero dejarte una mala impresión – intento sonreír –
Ane – No lo creo – Isaac no dejaba de admirar lo linda que se veía con ese vestido, entonces recordó el día en París, era el mismo que traía puesto ese día que pasearon por la ciudad – sucede algo – le cuestiono al mirar el rostro de él –
Isaac – No solo recordaba – sonrío tristemente –
Ane – Que es lo que recordabas – le dijo, el mesero llego con sus bebidas, las puso sobre la mesa – gracias – Ane era tan bien educada, angelical, dulce y tierna, Isaac sentía que le reventaría el pecho en cualquier momento –
Isaac – Gracias – dejo de mirar a Ane –
Ane – Entonces solo querías despedirte de mí – le dijo sin mirarlo, el levanto el rostro para observarla quería grabar esa dulzura en sus memorias –
Isaac – Si, fuiste una gran amiga – ella sintió que el corazón se desquebrajaba cuando escucho la palabra “amiga” – es por eso que quise despedirme de esta manera –
Ane – Supongo que es todo – dejo de mover la cuchara en la taza de té, Isaac la miro confundido –
Isaac – Ane yo… – apretó los labios para no decirle lo que sentía, su corazón estaba lleno de tristeza ya que alguien se había encargado de llenarlo de ese sentimiento –
Ane – Creo que es mejor que me vaya – le dolía tanto la indiferencia de Isaac –
Isaac – Puedo llevarte a tu casa – le sugirió –
Ane – No creo que sea buena idea que Archie nos vea juntos – se puso de pie, el corazón de Isaac se hizo pequeño – que tengas un buen viaje – tomo su bolso, se dirigió a la salida en ese momento ella hubiese dado su vida por detener ese instante –
Isaac – Gracias – bajo la mirada, de reojo volteo a ver como ella se alejaba del lugar sin siquiera dirigirle una mirada de esos hermosos ojos azules de los cuales Isaac había quedado profundamente enamorado, Ane quiso voltear a mirar a Isaac para resguardar en su mente el hombre que hacía que su corazón latiera como nunca antes lo había hecho, pero sus ojos estaban llenos de lágrimas, no quería que él la viera en ese estado, para ella era evidente que a Isaac no le importaba ya que se marchaba con ella, Isaac se llevo las manos a la cabeza, cerró los ojos y comenzó a recordar el día en que Nicole fue al hospital, fue el mismo día en que Terry y Richard se pelearon, él estaba por comenzar a trabajar cuando ella entro al consultorio –
Nicole – Hola Isaac – Entro sin tocar –
Isaac – Estas perdiendo tus modales – le dijo en cuanto la vio –
Nicole – Tú haces que los pierda – le dijo coquetamente –
Isaac –Te puedo ayudar en algo – la ignoro –
Nicole – Se que es tu día de descanso por qué no salimos – le sugirió –
Isaac – Estoy a casi nada de ponerme a trabajar – se excuso –
Nicole – Por favor – lo miro seductoramente –
Isaac – No creo que sea buena idea – bajo la mirada –
Nicole – Se que lo deseas – se mordió el labio inferior –
Isaac – Esta bien – acepto para que ella dejara de seducirlo, Isaac se quito la bata, aviso que siempre si tomaría su día libre, luego salió con Nicole del hospital – que quieres hacer – le dijo mientras se acomodaba el saco –
Nicole – Vayamos al centro de la ciudad – tomo el brazo de Isaac –
Isaac – Si quieres – no pudo evitar recordar los tiempos en que paseaban por París –
Nicole – No te veo muy entusiasmado – le dijo al ver lo cabizbajo –
Isaac – No dormí bien – le dijo, la discusión con Candy lo tenía en ese estado –
Nicole – Por qué no regresas a París – Isaac sonrío –
Isaac – No tengo nada que hacer haya – Nicole puso cara de enfado –
Nicole – Es por Ane Britter que no te quieres ir– le cuestiono molesta –
Isaac – A que viene la pregunta – torció el gesto –
Nicole – No debería de importarte tanto esa chica – enarco una ceja –
Isaac – Nicole no lo tomes a mal pero creo que ese es mi problema – Nicole apretó los labios –
Nicole – Te meterás en problemas – Isaac la miro irritado –
Isaac – Por qué lo dices a caso sabes algo que yo no – se burlo –
Nicole – Ella regreso con Archivald Cornwall – Isaac detuvo su andar –
Isaac – Eso no es verdad – sintió un duro golpe en el pecho – deja de inventar cosas – se veía molesto –
Nicole – Yo no lo invente – Isaac la miro algo confundido – eso me lo dijo esa chica Elisa Leegan – miro el rostro desencajado del chico –
Isaac – Ella que sabe – dijo entre dientes –
Nicole – Por alguna extraña razón ella y yo simpatizamos, ella me dijo muy emocionada esta mañana que su primo se había reconciliado con Ane – le molestaba decir el nombre –
Isaac – Miente – su respiración sonaba agitada –
Nicole – Por qué habría de hacerlo, acaso no son de la misma familia – se sintió victoriosa –
Isaac – No Ane – susurro, en ese momento miro a Richard en el otro lado de la acera, miro el enojo en su amigo, luego de cruzar la calle Isaac corrió para ver qué pasaba en el restaurante, al entrar aprecio como Terry y Richard se peleaban, pero eso no fue lo que llamo su atención, miro que entre los presente estaba Ane y Archie, él la sujetaba de la mano, ella se aferraba, entonces supo que era verdad lo que Nicole le había dicho, los pensamientos de Isaac regresaron al escuchar la voz del mesero –
Mesero – Desea algo más el Sr. – le cuestiono –
Isaac – Usted puede detener el tiempo – el mesero puso cara de confundido – tenga y quédese con el cambio – se puso de pie y salió del restaurante camino en dirección contraria a la que Ane, metió las manos en los bolsos del pantalón, cabizbajo se dirigió a terminar de preparar sus maletas, a encerrar los recuerdos que parecían vivos todavía, mientras en casa de los Andley –
Elisa – Nunca me imagine que sería tan rápido – le dijo a su acompañante –
Nicole – No creo que sea buena idea hablar de eso aquí – se llevo la taza de té a los labios –
Elisa – Mis primos no están – dijo indiferente –
Nicole – Siendo así – sonrío maliciosamente –
Elisa – Así que se va mañana – dijo victoriosa –
Nicole – Si, nos vamos mañana, nunca me imagine que fuera tan fácil – se quito un mechón del pelo del rostro –
Elisa – Con él lejos será más rápido hacerla marcharse – se río –
Nicole – Ayudo mucho que Isaac los viera juntos ese día – recordó la pelea –
Elisa – Estando él en París será más fácil que ella tome la decisión de irse – parecía tener un buen plan –

Continuación del capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …