Home / Fan trabajos / cap151seg

cap151seg

Marian – Por dios ya vieron quien está ahí – se llevo las manos a la boca –
Carol – ¿Quién? – Volteo a ver a donde miraba la chica – no puedo creerlo – Elisa ni siquiera les prestaba atención – y viene para acá – se emocionaron –
Terry – Hola bella dama – Elisa volteó al reconocer esa voz –
Elisa – ¡Terry! – dijo con asombro, mientras Terry la tomaba su mano y la besaba –
Carol – Es verdad que lo conoce – le susurro a Marian –
Terry – Puedo robarme un momento a la dama – se dirigió a las chicas, que pusieron cara de tontas cuando Terry les hablo –
Elisa – Que te hace pensar en que iré contigo – se dio importancia –
Terry – Pensé que te gustaría recordar viejos momentos – dijo seductoramente – lo recuerdas como en el colegio – Elisa no pudo resistir esa mirada –
Elisa – Pero vengo con mis amigas – las chicas la miraron –
Carol – Por nostras no te preocupes – se pusieron de pie – ya nos vamos –
Terry – Un placer en conocerlas – dibujo una sonrisa picara en su rostro, las chicas palidecieron ante dicho acto –
Elisa – Siéntate – le dijo al chico – me supongo que viniste a ver a Candy – fue directa – te advierto que ella ya está comprometida – Terry sintió ganas de ahorcar a la odiosa chica –
Terry – Si ya me entere – sentía tanto coraje de saberlo – pero en realidad no fue por ella que viene a Chicago – esperaba que Elisa le creyera –
Elisa – ¡Ah, no! – Enarco una ceja – entonces a que viniste – Terry no supo que contestar – lo sabía eres un mentiroso, no puedes superar ese “amor de adolecente” – puso cara de fastidio –
Terry – Si eso es lo que quieres pensar – dijo con indiferencia –
Elisa – En verdad ya no te importa Candy – Terry movió la cabeza en señal de negativa con un gran gesto de indiferencia – pruébamelo – lo desafió –
Terry – Como quieres que te lo demuestre – recargo sus codos en la mesa –
Elisa – Tengo una idea – sonrío maliciosamente –

La noche llego rápidamente Candy estaba en su cuarto terminando de arreglarse, se miro al espejo mientras se ponía los pendientes, sus ojos verdes contrastaban con el beige de su vestido, acaricio su talle hasta llegar a la cintura acomodando la prenda, en ese momento entro Laureen entro a la habitación.

Laureen – Hija te ves preciosa – dijo en cuanto la miro –
Candy – Gracias mamá – sonrío dulcemente –
Laureen – No sabes lo feliz que estoy – abrazo a la chica –
Candy – Yo también – le aseguro – Vayamos abajo los invitados no tardaran en llegar – se sentía nerviosa –
Laureen – Candy espera por favor – la chica la miro –
Candy – Sucede algo – pregunto curiosa –
Laureen – Candy quiero darte mi regalo de cumpleaños – Candy la miro desconcertada –
Candy – Pero pensé que la fiesta era mi regalo – Laureen se acerco a ella, la tomo de la mano y la llevo para que sentara en la silla blanca que estaba frente a su cómoda –
Laureen – Candy lo que yo quiero darte es más que una fiesta – le dijo mientras sacaba una cajita de uno de los cajones de un mueble –
Candy – ¿Qué es eso? – pregunto curiosa –
Laureen – Ten hija – le extendió una caja en color verde –
Candy – Pero… – su madre puso la caja en sus manos –
Laureen – Ábrela – la chica la obedeció, sus ojos se abrieron al mirar el regalo de su madre –
Candy – Mamá es precioso – no supo que más decir –
Laureen – Deja que te lo ponga – saco un collar de la caja – Candy esta es una joya familiar, perteneció a mi tu bisabuela, luego paso a mi madre, luego a mí, ahora te toca portarla – la coloco en el cuello de la chica mientras le explicaba –
Candy – Es muy bella – acaricio el medallón que colgaba en su cuello – ¿Qué significa? – pregunto al ver el emblema en el medallón –
Laureen – En verdad quieres saber que significa – la chica asintió con la cabeza – bien hija te lo diré – tomo aire – ese medallón significa que eres de la realeza –
Candy -¿Qué? – casi lo grito, no pudo evitar ponerse de pie -¿Pero cómo? –
Laureen –Mi abuela era hija del Duque de Loiseleur, el nunca tuvo hijos varones así que el titulo lo heredo mi abuela, luego mi madre y luego yo – Candy la miraba atónita –
Candy – Entonces Isaac y yo – dijo con asombro – pero porque no me habían dicho nada –
Laureen – Candy con la guerra a muchas familias nobles las desaparecieron – le explico – yo tenía miedo de algo malo pasara con Isaac, decidí no utilizar el título de nobleza por miedo, por protegerlo, así lo hicimos, intentamos vivir como una familia “normal” – Candy estaba boquiabierta con lo confesado por su madre – Isaac me pidió muchas veces que te lo dijera pero yo tenía miedo –
Candy – Miedo de quede – cuestiono mientras acariciaba el medallón –
Laureen – De perderte – sus ojos se llenaron de lagrimas –
Candy – Eso no pasara – abrazo con mucho amor a su madre –
Isaac – Están listas – dijo mientras tocaba la puerta –
Candy – Pasa – Isaac entro y se enterneció al ver el panorama –
Isaac – Lindo cuadro – sonrío mientras se acercaba, entonces observo lo que Candy llevaba puesto en el cuello – veo que ya le dijiste – miro a su madre –
Laureen – Si hijo no podía seguir ocultándolo – suspiro aliviada –
Isaac – Entonces mis queridas Duquesas vayamos a la fiesta – ambas tomaron los brazos del chico y se dirigieron a la planta baja, Emily estaba con últimos detalles –
Laureen – Todo listo – pregunto a la chica –
Emily – Si Sra. solo voy a terminar de emplatar los Croissannt de champiñones – se retiro a la cocina – en ese momento tocaron a la puerta –
Candy – Yo abro – se dirigió emocionada hacia la puerta – Hola Albert – dijo gustosa –
Albert – Felicidades Candy – le entro una caja con un gran moño rojo – espero que te guste –
Candy – Con tu sola presencia me basta – sonreía casi en seguida llegaron Paty, Stear y Archie –
Paty – Hola Candy – la abrazo en cuanto la vio –
Candy – Paty y la nena donde esta – le pregunto –
Stear – Se quedo con la tía abuela – Candy abrazo a Stear – Felicidades Candy –
Candy – Me alegra que estés aquí – el chico le entrego otra caja pequeña, Candy se la dio a su madre junto con la de Albert –
Archie – Stear no acabares a la festejada – estaba parado en el marco de la puerta –
Candy – Pasa Archie – el corazón de la chica saltaba de gusto –
Archie – Muchas felicidades Candy – la abrazo – toma te traje esto – le entrego una caja envuelta en color rosa –
Candy – Gracias Archie – le dio un beso en la mejilla, el chico sintió que tocaba el cielo, Isaac no dejaba de mirar al chico – ya llego Ane – dijo emocionada, Isaac se acerco rápidamente hasta donde estaba ella –
Ane – Candy felicidades – la abrazo en cuento entro a la casa – que linda estas – no pudo evitar mirar lo bella que lucia Candy – mis padres y yo te compramos esto – le dio otro regalo –
Candy – No se hubieran molestado – Ane miro a Archie, pero sus ojos azules rápidamente se postraron en Isaac –
Isaac – Hola Ane – la saludo –
Ane – Hola – no pudo evitar el sonrojo, cuando Isaac beso su mano –
Isaac – Gustas tomar algo – la chica tomo su brazo –
Ane – Si gracias – se fueron caminando, Archie estaba que reventaba de celos, luego de unos minutos volvían a llamar a la puerta –
Candy – Hola Nial – dijo con menos ánimo al ver al chico –
Nial – Candy que linda te vez – dijo sin más y la abrazo –
Candy – Gracias – deshizo el eufórico abrazo –
Nial – Te compre esto – le entrego una pequeña cajita – espero que ahora si me aceptes una invitación a salir –le susurro –
Candy – No cambiaras – puso cara de fastidio, pero no le hizo mucho caso ya que nada arruinaría esta noche – pasa por favor – se asomo a la puerta –
Laureen – Sucede algo hija – pregunto al ver lo nerviosa a su hija –
Candy – Richard no llega – le dijo –
Laureen – No debe de tardar – miro hacia la calle – mira es Eugénie – Candy volteo a verla –
Candy – Eugénie me alegra que vinieras – le dijo en cuanto entro a la casa –
Eugénie – Gracias por la invitación – también le dio un regalo – es algo pequeño espero te guste – le dijo –
Candy – Gracias – la abrazo – ven quiero que conozcas a alguien – la tomo de la mano – Albert quiero presentarte a una amiga – le dijo, Albert volteo a ver a Candy –
Albert – Así a quién – pregunto mientras sus ojos azules se clavaban en los verdes de Eugénie –
Candy – Ella es Eugénie mi amiga la que me ayudo en París – Eugénie le dio la mano –
Eugénie – Mucho gusto – se sonrojo cuando Albert beso su mano –
Albert – El placer es mío – dijo tiernamente –
Candy – Porque no le invitas algo de tomar – en ese momento tocaron la puerta, Emily fue abrir, en ese momentos los ojos de Candy, Isaac y Laureen se congelaron al ver con quien llegaba Richard –
Richard –Buenas noches – saludo algo apenado –
Candy – Hola – dijo secamente, en ese momento se acerco Isaac y Laureen –
Isaac -¿Qué estás haciendo aquí? – dijo en voz baja para que nadie lo oyera –
Laureen – Richard creo que nos debes una explicación – se veía algo molesta –
Candy – Por favor cálmense – intento tranquilizarlos –
Richard – Lo siento – se disculpo –
Nicole – No lo culpen a él yo fui la que insistió en venir – dijo con aire de grandeza, a lo lejos observo altaneramente a Ane –
Isaac – Espero sepas compórtate – le advirtió –
Nicole – Ese no es modo de saludarme – se acerco a él y lo beso en la mejilla, Ane no pudo evitar sentirse incomoda –
Laureen –Isaac Ane te espera – lo alejo de la chica –
Richard – Me permites un momento – le dijo y se acerco a Candy –
Candy – Creí que no la traerías – le reprocho –
Richard – Es que es tan necia – le dijo – cuando vi ya estaba afuera de mi departamento y no pude evitar que viniera – le susurro – perdóname Candy no era mi intención que pasara esto –
Candy – Solo espero que no se meta con Ane – le advirtió –
Nicole – No me presentas – se acerco a donde los invitados –
Isaac – Claro que si – dijo incomodo, al parecer ya estaban todos los invitados cuando nuevamente llamaron a la puerta, Emily fue a abrir –
Richard – Esperan a alguien más – pregunto –
Candy – no que yo sepa – puso cara de desconcierto –
Richard – No puede ser – dijo apretando los labios de coraje –
Candy – Que pasa – sus verdes ojos se abrieron como platos, los presentes también estaban boquiabiertos al ver quien había llegado –
Isaac -¿Qué hace ese tipo en mi casa? – pregunto furioso –
Laureen –Isaac no quiero problemas esta noche – le susurro al oído –
Terry – Buenas noches a todos – dijo como burlándose al ver los rostros de los presentes –
Laureen –Buenas noches – trato de ser amable –
Elisa –Buenas noches – dijo presuntuosamente –
Ane – Por que llegaría con Terry – le susurro a Paty al oído –
Paty – No lo sé pero se ve que a Candy le molesto – Ambos vieron el rostro de la chica –
Isaac – Buenas noches Srita – saludo a la chica – pase usted – Elisa se adentro a la casa altivamente, presumiendo a Candy con quien había llegado –
Terry – Que tal Isaac – lo saludo desafiante –
Isaac – Te advierto que si intentas acercarte a mi hermana no responderé a mis actos – lo amenazó sutilmente para que nadie se diera cuenta –
Terry – Eso lo veremos – Isaac apretó los puños con fuerza –
Richard – Candy no quiero que te alejes de mi – la tomo por la cintura, se notaba tenso, temeroso de que Terry intentara acercase a ella, Candy no sabía qué hacer o decir, su corazón no dejaba de latir frenéticamente, eran muchas emociones juntas y todas en una sola noche, recargo su cabeza en el pecho de Richard ya que sentía que estaba a punto de desfallecer al ver que Terry acompañaba a Elisa, Terry torció el gesto cuando vio como Candy se recargaba en Richard, todos los presentes estaban desconcertados de que Terry estuviese ahí, todos menos Albert –

Leer capítulo 152

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …