Home / Fan trabajos / Aun en el tiempo y la distancia…, al final habremos de encontrarnos Capítulo 8

Aun en el tiempo y la distancia…, al final habremos de encontrarnos Capítulo 8

Capítulo 8

Acudimos al reencuentro

 “Ojala hubiera una pintura para hacer que no me vieras y así pasar juntito a ti la noche entera, besando sin parar tu piel de seda, para que creas que es el aire el que se cuela por tu cama, o me confundas con la brisa en tu cara, mientras que te acaricio yo quisiera, hacerme el invisible para poder un día traspasar tu puerta y a fuerza de mi amor hacer que tú me quieras hasta que te me rindas”

Terry se encontraba junto la ventana de esa pequeña sala llena de recuerdos, observando la villa de los Andley, recordando lo que acababa de vivir, pensando en las vueltas que daba la vida, al partir de Nueva York algo lo había orillado a no buscarla, a salir directamente a Escocia, sin siquiera imaginarse que en ese lugar la encontraría, que ella estaba ahí, aguardándole, pensó lo bella que estaba ahora convertida en toda una mujer, imaginó rodearla en sus brazos, y de inmediato supo lo bien que se amoldarían sus cuerpos, cerró sus ojos, y añoró tener alas para volar a esa recamara, entrar y encontrarla dormida, cubrirla de besos, de caricias, pudo incluso oler su perfume, aun olía a rosas, quiso hundirse en sus cabellos, besarlos, reflejarse en esos ojos esmeralda, y saber que seguía siendo él, el dueño de su corazón, estaba aun atónito ante lo vivido, no podía creer que ella estuviese ahí en Escocia, tan cerca de él, y pensó el por qué ella estaba ahí, ¿qué había pasado, que la vida la tenía nuevamente frente a él?, ¿acaso había llegado la hora de un reencuentro?, ¿podría recuperarla?, en sus ojos se apreciaba ese brillo de esperanza, al pensar en la posibilidad de recuperarla, más el brillo lentamente desapareció, al recordar la forma en que ella se había apartado al escuchar a Archie, al recordar como ella no había dejado caer esa muralla entre ellos, ¿qué sería ese motivo que la alejaba de él aun habiéndola tenido tan cerca? ¿A qué se debía esa huida tan repentina? ¿Acaso ella habría cumplido su promesa de ser feliz?

Candy acababa de salir del estudio, la tía abuela la había mandado llamar para pedirle una explicación por la salida sin aviso de la noche anterior, a ella no le gustaba mentir pero no pudo evitarlo esta vez, nadie podía saber que en esa salida había visto a Terry, así que esa fue su única opción, dio una excusa sobre haber salido solamente a caminar y había perdido la noción del tiempo, al salir del estudio se topó con Annie, quien inmediatamente la tomó del brazo llevándola a su habitación, ella la conocía bien y sabía perfectamente que eso de haber salido a caminar no era cierto.

Albert se encontraba en Nueva York, tratando unos asuntos de negocios, y partiría a Escocia en dos semanas, por asuntos del destino, al pasar por la calle llamó su atención la portada de una revista que anunciaba la repentina salida del país hacia Escocia del gran actor Terriuce Grandchester, tras la lamentable muerte de su esposa Susana Marlow, el saber que estaba en el mismo lugar que Candy provocó una sensación de inseguridad en su interior, a pesar de que no acostumbraba leer sobre esas trivialidades ordenó la revista para leerla con detenimiento, él y Terry hasta hace poco habían mantenido su amistad en cartas, mas lo último que supo de él fue que Susana había sido internada de urgencia a causa de un fuerte virus que la hizo presa a causa de una anemia manifestada en ella, eso había ocurrido algunos meses atrás, Albert había pensado en escribirle cuando su noviazgo con Candy se formalizó, pero por alguna razón no lo hizo y le perdió la pista desde entonces, tal vez lo que lo había orillado a no informarle sobre su compromiso fue el mismo sentimiento que llevaba con él ahora, esos celos que lo hacían su presa, al saber que ellos estaban tan cerca, pero a pesar de todo la serenidad reinaba en él, pues confiaba plenamente en Candy y sobre todo en su amor, sabía perfectamente que ella jamás lo traicionaría pues la conocía tanto que sabía que para Candy el traicionar a alguien implicaba traicionarse a sí misma, tenía unas ganas de salir en el primer barco hacia Escocia, más se contuvo al pensar que esto sería la prueba de fuego, Candy siempre sería fiel a sus sentimientos, y si un encuentro con Terry lograba separarlo de ella era porque el amor hacia el no superaba lo que había sentido y tal vez seguía sintiendo por Terry.

– ¿Qué pasa Candy? ¿Por qué le mentiste a la tía abuela?

– ¡Annie! – dijo Candy sorprendida al ver la seguridad con la que su amiga le pedía una respuesta, dudó sobre responderle, pero inmediatamente pasaron por su mente todos los años de amistad que las ligaban y supo que a ella podría contarle sobre su encuentro

–No puedo mentirte, y pues sí, es cierto que salí a caminar.

Annie la miró con ojos incrédulos, pero Candy continuó.

–Pero me encontré con Terry en el bosque.

La reacción de Annie no se hizo esperar

– ¿Terry?, ¿pero qué hace él aquí? 

–No lo sé, fue un encuentro muy rápido, no tuvimos tiempo de hablar.

–Archie los estaba buscando.

–Sí, salí corriendo de ahí en cuanto lo escuché, apenas y nos saludamos, pero antes de irme me pidió volver a vernos.

– ¿Y lo piensas buscar? 

–No lo sé–hace tanto tiempo, que no nos veíamos, que no sé si debo buscarlo.

–Candy… la miró, y tratando de dar con su mirada el ánimo que ella necesitaba continuó– ¿y qué sentiste al verlo?

La pregunta tomó por sorpresa a Candy, dudó en responder pues era algo que ella aun no podía definir, ¿Qué había causado en ella el verlo nuevamente? Había removido ese recuerdo que dormía en su corazón, y que hacía apenas pocos días que volvía a aflorar, como una llamada a su encuentro, – No lo sé Annie, supongo que me tomó desprevenida, jamás pensé encontrarlo aquí.

–Si es muy raro, en especial porque su trabajo es en Nueva York, – y al decir esto a su mente vino la noticia de la muerte de Susana, de inmediato pensó que esa era la posible razón por la que el ahora estuviera aquí, quizá supiera que Candy estaba en Escocia, y hubiese venido con la intención de buscarla, pensó en decirle esto a Candy, pero prefirió callar pues sabía que Candy se casaría con Albert, y no quería causarle confusión a su amiga hasta no estar segura del por qué Terry estaba en Escocia. 

–Pero Annie, por favor no se lo digas a nadie, en especial a Archie, bien sabes que no simpatiza con Terry, y no quiero tener problemas con el.

–Eso significa que lo buscarás.

–No lo sé con certeza, pero por si a caso no digas nada por favor.

–Está bien Candy, puedes confiar en mi.– terminó Annie, tímidamente, a pesar de que no aprobaba del todo el ocultar esos actos, pensaba en que sus razones tendría Candy para ocultarlos, y al pensar en cómo reaccionaría Archie, aceptó interiormente que lo mejor sería mantener eso en secreto para evitar escándalos innecesarios – 

Pequeña:

¿Sabes?, creo que la distancia simplemente me mata, estos días han sido eternos, pero pronto emprenderé mi viaje a Escocia, y podremos disfrutar juntos de ese hermoso lugar, supongo que en el bosque nuestras caminatas serán más bellas,… necesito tanto ver tu sonrisa, me hace falta para seguir esta monotonía de la vida aristócrata, la tía abuela me ha escrito, y me dice que todo está listo, que será una gran fiesta, aunque la verdad eso no me importa, yo lo que quiero es verte ya, y tener la certeza de estar juntos, de ser por siempre la mejor compañía, te extraño y espero verte pronto.

                                                                                       Tuyo Albert. 

Ella acababa de leer, la nota que su prometido le había mandado, desde que había llegado a Escocia no sabía nada de él, y la carta recibida le había dejado una gran sonrisa en el rostro, extrañaba mucho a Albert, pero ya le había escrito, y dejaba como promesa encontrarse en unos días, necesitaba tanto estar en sus brazos, quería verlo lo antes posible, hablar con él, reflejarse en sus ojos, y nuevamente sentirse segura, espantar en su presencia el fantasma de Terry que rondaba su mente, y encontrar en él al amigo incondicional de siempre, para que su corazón dejara de divagar, y tener la certeza de que sería inmensamente feliz a su lado.

Habían pasado algunos días y por su mente había pasado en más de una ocasión, el ir a encontrarse con Terry a la orilla del lago, pero aun no había reunido el valor suficiente para hacerlo, se preguntaba a menudo que le diría, y como él la recibiría, era obvio que las cosas ya no serían como antes, cuando podía ir a buscarlo, y pasar horas charlando, ahora ambos tenían vidas diferentes y destinos muy lejanos, pues seguramente Terry había aprendido a amar a Susana, así como ella se había enamorado de Albert, lo único que ahora podría haber entre ellos era una amistad, era curioso, pensar que así había empezado todo, que habían sido tan buenos amigos en el colegio, y de repente se preguntó, en qué momento esa amistad, se convirtió en amor. Así como también había ocurrido con Albert, siempre lo vio como su hermano, su amigo, su protector, en qué momento su sentir había cambiado…, era tan curioso, cómo el sentimiento a las demás personas se intensificaba con el paso del tiempo, cambiando las relaciones entre estas, creando una dependencia, pero, ¿acaso podría retroceder ese sentir?, en verdad podría ver a Terry como un amigo después de todo lo que sintió por él, el pensar en ello le traía una extraña sensación. 

Esa tarde, había salido a cabalgar con Archie, hacía tiempo que no lo hacían, al cabalgar no pudo evitar recordar ese lindo paseo en su infancia al lado de Anthony, esa dulce tarde, cuando él la había encontrado en el bosque y cabalgaron juntos hasta el atardecer, un fresco aroma a rosas, le transportó con mayor fuerza a aquella lejana tarde, cuando era una pequeña, que vivía enamorada de ese niño encantador, sonrió ampliamente al recordar el vals que bailó con él, al sentir que se alejaba volvió a mirar a Archie, y sin quererlo recordó, todas las travesuras hechas en la casa de las tres puertas al lado de sus tres grandes amigos, al mirarlo entendió que era el único de esos tres caballeros que aun seguía a su lado, sus ojos se nublaron, pero una suave brisa llegó a su rostro indicándole que estaba en la planicie donde Stear había logrado que volara el viejo avión de Terry, ese era un recuerdo atesorado por ella, ya que en él se encontraban reunidos a pesar de las riñas, sus compañeros del colegio, tantos recuerdos vivían en su corazón, pensó en cómo en esos días sus dos amigas, junto a ella se escaparon del colegio para darle una linda sorpresa a sus amigos, y cómo en esa gran planicie, habían logrado volar el avión de Terry, ¡cómo olvidar la cara llena de emoción de Stear, al haber realizado su más grande sueño!, sin querer una nube de amargura cruzó su rostro, recordándole que éste mismo había despedido su vida de la misma forma, y recordando también como Anthony en un momento tan bello para ambos se había marchado de su lado, no pudo evitar reprocharse nuevamente la injusticia de la muerte, que solo llega y se lleva a la personas, dejando tristeza con su paso, abrió sus ojos, y al encontrarse cabalgando, recordó lo duro que había sido su temor a los caballos después de la muerte de Anthony, y sin quererlo recordó como Terry en una faceta tan dura había logrado hacerla superar ese trauma, cómo le había recordado el amor por la vida, 

 “Anthony está muerto, pero ocurre que nosotros estamos vivos”,

Recordó claramente sus palabras, y pensó en cómo ahora esas simples palabras podrían sonar como una promesa de amor, una promesa que ya jamás sería cumplida, suspiró tratando de alejar esas cosas de su mente y volvió a buscar a Archie, más no logró divisarlo cerca, continuó cabalgando pensando en que esta podía ser una oportunidad perfecta para ir al lago a buscar a Terry, lo deseaba tanto pero a la vez en su cuerpo reinaba un temor, se encontraba llena de nervios, seguía cabalgando, y aunque su mente divagaba sobre buscarlo o no, su corazón lograba que se dirigiera a donde Terry la esperaba, al ya sentirse cerca decidió bajar del caballo y dejarlo acordonado a un árbol, acomodó su vestido y se dirigió a su lugar, las piernas le temblaban al caminar, pudo verlo recostado en un árbol, se detuvo, era igual que en aquel verano, traía puesta una capa, las solapas de su cuello levantadas, tocando su armónica, evocando nuevamente esa melodía tan conocida por ambos, sus cabellos ondeaban levemente al compás de la suave brisa que golpeaba su rostro, al observarlo sintió claramente como una corriente electrizante recorrió su cuerpo desconectando sus sentidos, y recordándole que no era un recuerdo más, que era real, estaba parada justo detrás de él, el desequilibrio causado por la emoción se hizo notar, logrando que al perder por un momento el equilibrio casi resbalara ocasionando el crujir de las hojas, y con esto provocando que Terry se percatara de su presencia. 

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

9 comments

  1. AAAAHHHHH!!!!! por favor, no me tengas en suspeennnssssoooooo!!!!!

  2. Oooooooh que emocion!!!! Por fin se encontraran de nuevo. Sigue escribiendo por favooor y gracias

  3. Hola

    La verdad tu historia te esta quedando muy bonita, solo quisiera
    si se puede claro que pusieran los primeros capitulos de este excelente trabajo porque da la casualidad que no hace mucho me encontre con esta pagina y solo he tenido la oportunidad de leer los capitulos 4,5,6,7 y 8, plis tienen que poner los link´s de los capitulos 1,2 y 3, no sean malitas, se los agradecere mucho.

    Bueno es todo cuidense y muchas felicidades por lo que hacen, me da mucho gusto que le den un buen final a Candy.

    Bye

  4. Que linda historia en verdad y que emocionante 🙂

  5. nooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!! me muero me transporte con tu historia pude sentir como mi cuerpo se electrizo al imaginarme ese momento en verdad es muy buena tu historia grasias wooooooooo!!!

  6. Que.lindo,y.emoocionante;
    que.sea.un.Terryfic!!!!!

  7. Chicas bellas!!!

    Gracias por seguir leyendo mi fic, en verdad me emociona mucho leer sus comentarios ^-^!, nivreh, no sé si se puedan publicar links, pero si no entra desde el enlace que dice trabajos de los fans y ahí casi hasta abajo está el enlace a mi fic, ahí lo puedes encontrar desde el primer capítulo.

    Ahora estoy por dejarles el capítulo 9 y 10, (estén pendientes) les dejo doble capítulo otra vez, porque me voy a quedar sin computadora y sin internet algunos días, y no quiero tenerlas en demasiado suspenso jejeje… espero poder conectarme pronto, les sigo agradeciendo mucho sus comentarios y por favor, les pido que sigan leyendo, créanme que estoy haciendo mi mayor esfuerzo.

    Un abrazo muy fuerte a todas, las quiero y nuevamente gracias…

    Sakura Hayashi.

  8. Dios realmente me tienes atrapada, porfavor no te detengas, continua escribiendo eres buenisima en esto.
    Muchas felicidades!!!
    Argelis

  9. Niña, esta genial tu historia, no sabes como me hiciste regresar en el tiempo y recordar tantas cosas, con este capitulo que leí, no lo dudes, esto es lo tuyo, creo que una vez mas, te digo que erraste de carrera, sigue asi!!! y felicidades, esta muy, pero muy bien !!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.