Home / Fan trabajos / Aun en el tiempo y la distancia…, al final habremos de encontrarnos Capítulo 5

Aun en el tiempo y la distancia…, al final habremos de encontrarnos Capítulo 5

Capítulo 5       Nada y todo ha cambiado entre tú y yo

Al fin habían llegado a Paris, la tía Elroy, Annie, y Candy se encontraban en la casa Andley de Paris, esperando a la modista para por fin poder ver los vestidos, realizar las pruebas necesarias, y pedir los cambios adecuados a los mismos.

–Candy, ¿no te ilusiona pensar que por fin verás tu vestido de bodas?

–Claro que si Annie, la verdad es que estoy un poco nerviosa, me siento bastante impaciente de poder admirar el vestido que usaré en el día más importante de mi vida. 

–Sí, te entiendo, recuerdo lo nerviosa que yo estaba cuando se realizaron las pruebas previas de mi vestido, tuvieron que deshacer buena parte de este, pues de tantos nervios, bajé mucho de peso, lo cual es todo lo contrario con ahora ¿verdad? En esta ocasión mi vestido tendrán que hacerlo más grande, pues con el embarazo no estoy muy segura de cuánto aumente de hoy a la fecha de tu boda. 

–Eso sí Annie, aunque te verás bellísima con tu vientre redondeado, oye, y ¿han pensado en cómo lo llamarán? 

–Pues Archie y yo hemos hablado, y no estamos muy seguros, el único nombre que no se discute es que si es varón lo llamaremos Alister.

– ¡Lo llamarán Stear!! Es un detalle muy lindo de su parte, la tía Elroy estará encantada. 

– Sí, Archie también lo está, añora que sea un niño, y que se parezca mucho a Stear. 

–Y tu ¿qué crees que sea: un varón o una pequeña niña? 

– No lo sé, pero tengo la corazonada de que será un varón. 

– Veo lo ilusionados que están tú, y Archie, y a veces me pregunto ¿si yo algún día podré ser una buena madre? 

–Claro que lo serás Candy, de eso puedes estar segura, tu y Albert serán los mejores padres. 

–Toc toc.

Se escuchó en la puerta, y entró una doncella, 

–Señorita Candy, señora Annie, la señora Elroy las manda llamar, al parecer ya llegó la modista y las espera en la recámara de visitas 

–Si ahora mismo bajamos, Wendy – respondieron a la doncella. –

– ¿Podemos pasar? preguntó Candy al llamar a la puerta de la habitación.

–Sí, adelante.

Ambas entraron a la habitación, en el centro de esta se encontraba un maniquí, donde descansaba el exquisito vestido, cuando Candy lo vio quedó absorta contemplándolo, sus ojos se abrieron de par en par, jamás había visto un vestido tan bello y mucho menos había vivido la emoción de pensar que tan bello vestido hubiese sido hecho especialmente para ella, era blanco de extremo a extremo con varios detalles sobre el talle en pedrería, 

– ¿Le gusta señorita?

– ¡Claro que sí! Es bellísimo. 

–Entonces podemos proseguir con la pruebas. 

Varias costureras quitaron en un abrir y cerrar de ojos el vestido y entre todas ayudaron a Candy a probárselo. Se veía preciosa. 

– Y bien señorita ¿qué cambios habrá que hacerle al vestido?

– ¿Cambios? Por supuesto que ninguno, –Exclamó Candy pensando en que cómo podrían hacerle algún cambio a un vestido tan bello, esas eran solo tonterías…

– ¡Ninguno! –dijo la modista realmente sorprendida de que ésta damita no quisiera ningún cambio, más solamente asintió, – entonces solamente le haremos los ajustes necesarios para que se amolde perfecto a su figura, eso claro con el consentimiento de la señora Andley… dijo la modista, mirando a la tía Elroy pidiendo en su mirada la aprobación del vestido. 

–Sí, está bien, el vestido me gusta, que solamente se hagan los ajustes y de inmediato se mande a Escocia. 

–Como usted diga señora

Los asuntos por hacer en Paris, habían terminado. La familia acababa de llegar a Escocia, el pueblo se veía muy pintoresco, no había cambiado nada desde su última visita, la villa ya estaba terminada, y era una de las construcciones más hermosas que se pudiesen admirar desde el lago, el otoño aun no cubría con su dorado característico el lugar, el bosque aun se apreciaba lleno de vida y repleto de árboles de verdes hojas y frondosos ramajes, el lugar se encontraba lleno de vida, el llegar a ese lugar trajo a los muchachos el precioso recuerdo de las vacaciones vividas hacía varios años en ese lugar, los tres jóvenes disfrutaban de pasear de vez en cuando por el bosque.

– ¡Annie, Candy! Les traigo una propuesta a la cual no podrán negarse

– ¿Ah sí? ¿Y cuál es tu propuesta tan irresistible? Ja, ja, ja…– contestó Candy en un acto de picardía hacia su “primo” –

–Pues que les parece si los tres vamos a dar un paseo en bote por el lago, como en los viejos tiempos.

–No lo sé, Archie, ¿es seguro el viaje? 

–Claro que lo es Annie, yo iré a contigo para cuidarte princesa.

–Si Annie, y yo también estaré ahí para cuidarte de las locuras de Archie, ja,ja,ja no tienes nada de qué preocuparte, será algo maravilloso.

–Muy bien entonces en marcha.

Y de este modo los tres jóvenes se dispusieron a tomar un bote y pasear por el río como en sus años en el colegio.

–Es un día muy bonito ¿no te parece Candy? 

–Claro que lo es, y es realmente asombrante la forma en que Escocia parece no ser afectada por el otoño, en muchos lugares a estas fechas, los árboles se encuentran totalmente desnudos.

–Es verdad Candy.

–Hey Archie ¿estás cansado ya? Déjame ayudarte. – gritó Candy, ofreciendo su ayuda a Archie, al notarlo ya bastante agitado por el remar –

–Estoy un poco cansado pero no te dejaré ayudarme, antes que nada soy un caballero y remar no son actividades para una dama. Mejor remaré hasta la orilla y ahí almorzaremos ¿qué les parece?

–Está bien. –- Respondieron ambas al mismo tiempo. –

Archie acercó el bote a la orilla, ayudó a bajar a su esposa y los tres se dispusieron a tomar su almuerzo, en un pequeño picnic entre amigos.

–Oigan muchachos, ¿por qué no toman un paseo en bote solo ustedes dos?

– ¡Cómo crees Candy!, no podemos dejarte sola.

–Ustedes no se preocupen por mi, ya les hace falta recordar sus paseos en bote como cuando sólo eran un par de enamorados, yo estaré bien se los prometo, iré a dar un paseo, me hace falta estar un poco sola para pensar en el cambio tan drástico que pronto llegará a mi vida, ¿qué les parece si nos encontramos en este lugar en dos horas? 

–Mmm está bien Candy, nos vemos aquí en dos horas.

La joven pareja se dispuso en el bote, a recordar sus años de enamorados, y de esta forma la joven rubia se propuso dar un paseo, ese lugar…, le traía tantos recuerdos, las vacaciones vividas en ese lugar le habían dejado tantos recuerdos tan maravillosos, ese bosque había sido testigo de tantas aventuras…, seguía caminando, pensando, solo pensando en lo bonito que seguía ese lugar, cuando de repente sintió unas ganas tremendas de trepar un árbol, últimamente al preocuparse por ser una dama, se había olvidado de calmar sus tormentas en las ramas de un gran árbol, así que sin pensarlo ni un segundo decidió trepar al primero que vio, le costó un poco de trabajo al principio, pero al fin lo había logrado, definitivamente le hacía falta practicar.

Desde la rama donde se encontraba, se podía admirar el lago en todo su esplendor, ¡qué hermoso lugar! absorta en admirar ese lugar, su mente comenzó a viajar a lugares donde ya había estado antes, y de inmediato reconoció el lugar donde se encontraba, justo debajo de ese árbol, fue que recibió, la primer caricia en sus labios, cómo olvidar ese lugar, si fue precisamente ahí donde recibió su primer y único beso de amor…

Habían pasado años y aun no podía borrar de sus labios el dulce sabor de Terry, recordaba perfectamente cómo había sido que después de conocer a un Terry terrible, su coraza había caído para dejarle ver al Terry que realmente era, un muchacho con la mirada más profunda que pudiese existir; que bajo el carácter frió y rudo escondía una personalidad apasionada, que simplemente buscaba cariño y libertad para realizar sus sueños.

De tantos secretos era testigo ese viejo árbol, de tantos momentos, habían pasado tantos años y el lugar era el mismo, no había cambiado en nada, de repente sintió como si los años no hubiesen pasado, como si el tiempo se hubiese detenido, sin pensarlo bajó del árbol, casi por inercia. Y al encontrarse de pie en aquel mismo suelo donde había estado antes, sintió, como diversas emociones la invadían, sus manos temblaban, y ese latir agitado en su corazón volvía, recordaba claramente cada instante en ese lugar, nuevamente añoró que ese beso no hubiese tenido final, que el tiempo se hubiese detenido, sus sentimientos la engañaban, aun podía sentir las manos de Terry aferrándose a su espalda, sus labios fundidos en los de él…, si, el tiempo se había parado y ella estaba con él, se vio reflejada en sus ojos azules, todo era perfecto… 

Todo era…. ¡Un sueño!

El calor de dicho encuentro…Vino a romperse, por un viento helado que venía a transportarla de nueva cuenta a su realidad, lentamente abrió sus ojos, como despertando de un bello sueño, las lágrimas volvieron a ellos después de recordar.

La tarde comenzaba a sentirse, limpió sus lágrimas, limpió su rostro en el lago y decidió regresar.

 LEER EL SIGUIENTE CAPITULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

6 comments

  1. Que lindo.

    Esperamos los sgtes. caps.

  2. muy bna muy bna

  3. Esta hermoso, pero me entristece pensar que ella esta pensando en casarce cuando esta tan enamorada de Terry y lo peor es que si no se da la boda como espero que sea, Albert va a sufrir y la verdad es que aunque me gusta mas Terry para Candy, Albert es fantastico.
    Bueno la verdad felicidades estas haciendo un gran trabajo y espero y confio q vas a seguir asi,

    Argelis

  4. hay me gusto mucho la verdad no puedo negarlo pero hay digo lo mismo ella no ama a albert es solo un agradeciemiento espero k pues no se casen por k no se puede vivir asi pero bueno tu eres la escritora espero muy pronto leer lo demas felicidades …

  5. NO PUEDO CREER QUE CANDY ESTANDO TAN ENAMORADA DE TERRY SE VAYA A CASAR CON ALBERT DE TODAS FORMAS ME ENCANTA TU FIC.
    SALUDOS
    C@taa!

  6. Saluditos a todas!!! ^-^!

    Muchas gracias por seguir leyendo mi fic… como pueden ver, las cosas comienzan a ponerse interesantes… sobretodo por las inseguridades de nuestra querida pecosa… Escocia es un lugar hermoso… y si en el pasado este bello lugar le tuvo preparadas sorpresas a Candy… esta vez tampoco podía ser la excepción jejeje… ¬_¬!

    Por favor, sigan leyendo mi fic, y estén pendientes del siguiente capítulo… me estoy apurando para publicarlo el viernes como siempre… ^-^!

    Sakura Hayashi.

Leave a Reply

Your email address will not be published.