Home / Fan trabajos / Aun en el tiempo y la distancia,… al final habremos de encontrarnos Capítulo 22

Aun en el tiempo y la distancia,… al final habremos de encontrarnos Capítulo 22

Capítulo 22    Acostumbrándome a vivir sin ti

 

“Y desperté, y tu no estabas más a mi lado, y ahora he de recorrer mi camino solo, recordando ese fuego que me quemaba las entrañas mientras mi cuerpo se pierde en el frío y mi corazón se encierra para siempre en un abismo”

 

La mañana transcurría normal y calmadamente, sin embargo el haberse despertado tarde había retrasado todas sus actividades, así que salió a toda prisa rumbo al teatro, seguramente se ganaría un buen regaño de parte de Robert como hacía dos días por eso era importante llegar rápido, entró a toda prisa al teatro y mientras se iba quitando el sombrero le extraño no ver a los encargados de la escenografía trabajando como siempre, a medida que iba adentrándose por el largo pasillo escuchaba la voz de alguien ensayando, esa voz no le parecía muy familiar que digamos pero no le dio mucha importancia, por fin llegó cerca del telón y vio a un joven: era alto y delgado, de cabello castaño y largo, se dirigía a los asientos vacíos del público con mucha seriedad mostrando gestos acordes a lo que estaba diciendo, sin duda tenía fuerza en su interpretación, se notaba que sabía lo que hacía y que lo sabía hacer muy bien, brillaba sobre el escenario con luz propia y eso era algo difícil de ver en un actor, al menos ella nunca había visto a alguien con tanto poderío y naturalidad sobre el escenario, se quedó callada durante unos minutos hasta que los ojos azules del joven descubrieron que ya no se encontraba solo en aquel inmenso lugar, Terriuce se incorporó e interrogó a aquel intruso que había roto su concentración.

 

– ¿Quién eres?, no se puede entrar al teatro durante los ensayos.

– Ohh disculpa – respondió al momento que le regalaba una pequeña sonrisa – es solo que me quedé viendo tu interpretación, nunca había visto a alguien expresarse de esa manera, mi nombre es Margaret Halligan, pero puedes decirme Maggie y soy un nuevo miembro de la compañía de teatro Strafford

– Ya veo, ¿Tu eres quien lleva el co-protagónico? – preguntó Terry

– Sí, soy yo, esta es mi primer oportunidad para hacer un papel importante dentro de una obra – respondió la joven mientras sus ojos cafés retenían en ella un brillo, propio de aquellos que se emocionan al hacer algo por primera vez.

 

– ¿No crees que todos los papeles son importantes dentro de una obra? – le replicó Terry con un gesto de desaprobación ante tal comentario

– Bueno, si, todos los roles son importantes, pero sin duda los que deben de brillar al máximo son los personajes principales – así podrán cubrir las pequeñas o grandes  fallas que hayan ocurrido al momento de la actuación de los demás.

–Tienes una extraña forma de ver las cosas, evidentemente esta es tu primera vez, se nota tu falta de experiencia, todos los roles son importantes, tanto el que sale en una única ocasión como el que está en todas las escenas, todos los actores forman parte de un mismo universo que es la obra misma, los protagonistas llevan la mayor responsabilidad, es cierto, pero no para tapar a los que se equivocan o las deficiencias que pueda haber, la principal responsabilidad está en hacer que el público crea aquello que les están diciendo ¡el gran objetivo de un actor es introducir al público en el sueño que es la obra misma!. Tu deber es hacer que la gente viva y entienda cada una de las palabras del autor a través de cada una de tus expresiones, y de tus gestos, no de tu afán por que las cosas salgan bien y se den cuenta lo menos posible de que pudo haber habido alguna falla – Terry se sentía en verdad molesto ante la respuesta tan superficial que le dio la jovencita, si había algo que le molestaba mucho era que alguien de sus compañeros tomara las cosas tan superficialmente cuando se trataba de una puesta en escena, así que dirigió una fría mirada a la chica y se volteó para retirarse.

 

– Bueno, esa es tu forma de ver las cosas, pero no todos pensamos igual, además es simplemente un papel, y hay que interpretarlo de la mejor manera, que importan las razones que cada uno tenga, lo importante es que al final las cosas salgan bien, ¿o no? – refutó la joven quien se sentía molesta que aquel señor la hiciera menos solo porque le faltaba experiencia en el escenario – bueno, y a todo esto, ¿Quién eres tú? – le dijo con un tono molesto, esperando que con la respuesta pudiera al menos retar al tipo que se atrevía a humillarla de esa manera y que salía en esos instantes del escenario

 

– Mi nombre es Terriuce Grandchester, así que como ves no será la única vez que estemos sobre el escenario tú y yo, ya veremos quién es el que tiene la razón después – le dijo mientras tomaba su libreto y sacaba un cigarrillo de su bolso.

 

Terriuce salió de aquel lugar, votó el libreto en su camerino, y se encaminó hacia las escaleras – como era su costumbre – para buscar la salida hacia la parte más alta del teatro, cuando por fin la encontró se sentó en el filo del muro y perdió su vista en el horizonte, mientras pensaba en aquella jovencita que no comprendía la diferencia entre lo que era ser un verdadero actor y ser una marioneta que solo aprende diálogos y se mueve según se lo ordenen.

 

Margaret se quedó en el teatro sin saber qué hacer o decir, ¡ese día tenía que conocer a su pareja de teatro y tenía que haberlo hecho enojar sin saber quién era! Esperó mucho para conocerlo, sin duda Terriuce Grandchester era un actor muy famoso y capaz, se decía entre sus compañeros que tenía muy mal carácter pero todos los reconocían como un gran actor, Robert Hathaway le había dicho que Terry era un actor como pocos porque tomaba muy en serio su papel a la hora de actuar, a él no le gustaba que la gente no llevara sus interpretaciones con profesionalismo y entrega, porque consideraba que engañaban a la gente al no actuar bien, que si bien era cierto que tenía un temperamento muy fuerte, también era cierto que no mostraba tan fácilmente a alguien su interior porque había sufrido bastante y que esperaba que pudiera congeniar con él y llevaran a cabo una buena puesta en escena ¡y ella lo había arruinado todo al tratar de imponer sus ideas ante alguien tan experimentado como Terry!, bueno, – pensó para sí misma – tendré que buscar la forma de que las cosas salgan bien y que vaya olvidando poco a poco lo que le dije. Maggie se retiró a su camerino y se puso a repasar arduamente sus líneas para no cometer errores cuando llegara el momento de volverse a encontrar en el escenario, mientras pensaba en algo para tratar de suavizar la situación.

 

Los integrantes del grupo de teatro fueron llegando poco a poco, el ensayo general comenzó y cada uno de los actores fue tomando su lugar, mientras Robert iba a buscar a sus actores principales, al primero en encontrar fue a Terry quien se dirigió directamente al escenario, después fue a buscar a Margaret, quien aun estaba en su camerino.

 

– Maggie, ya es hora, vamos a ensayar todos juntos – le dijo Robert mientras la joven se levantaba de su asiento.

– Esta bien Robert—le dijo con un gesto que la hacía ver algo preocupada.

– ¿Qué te sucede Maggie? – le preguntó Robert al ver su expresión.

– ¡Ay Robert! – Exclamó la muchacha – creo que esta vez sí metí la pata y mucho.

– ¿por qué lo dices?

– porque saqué de sus casillas a Terriuce Grandchester sin saber quién era y creo que no le caí nada bien.

– ¡Ay Margaret, Margaret! – Le dijo Robert Hathaway mientras se pasaba las manos por el cabello – ¿qué fue lo que pasó o qué fue dijiste para que se molestara?

– Le dije que los actores principales tienen que lucirse en el escenario para cubrir las deficiencias de los demás, lo cual no le gustó nada y me dio un buen regaño.

– Y sin duda lo tendrías bien merecido – intervino Robert – ¿cómo puedes pensar así, bueno, creo que es lo que se esperaría de alguien que casi no tiene experiencia, aun te faltan cosas por conocer que una escuela de actuación no da, pero creo que lo peor es que cómo se te ocurrió decírselo precisamente a él?, bueno, ya veremos cómo ir solucionando eso, por lo pronto vámonos, ya todos nos están esperando.

 

Robert llegó con Margaret al escenario y la llevó directamente con Terriuce, quien se mostró indiferente al verla.

 

– Terry, te presento a la señorita Margaret Halligan, será tu pareja en esta obra.

– Mucho gusto señorita – le dijo secamente – pero Robert, ¿por qué una principiante para una obra como esta?

– Le pido por favor que no dude de mi capacidad y me dé la oportunidad de demostrarle de lo que soy capaz – se adelantó a responder la joven al momento que encaraba con una sonrisa a Terriuce mientras sus ojos cafés mostraban un brillo en ellos.

– Te aseguro que tiene la capacidad para llevar un papel tan importante Terry, dale la oportunidad de demostrarlo, te lo pido por favor – le dijo Robert sabiendo de sobra que por lo que había pasado las cosas no serían tan sencillas para la jovencita como él esperaba que fueran.

– Esta bien, ya veremos qué es lo que sucede y dirigiéndose a Margaret le dijo:

– Una sola oportunidad señorita actriz principal, ¿de acuerdo?

– Si, gracias señor Grandchester.

 

Terriuce ya no le respondió a la jovencita y se colocó en su lugar para esperar su turno de actuar, el ensayo estuvo algo tenso, Terry sin duda era muy perfeccionista y exigente cuando se trataba del teatro, Margaret por su parte, se desenvolvía bien durante las escenas que no estaba con Terry, se le veía natural y relajada, el ensayo había durado un poco más de lo acostumbrado, sin duda la presencia de la pareja principal implicaba afinar detalles no vistos hasta ese momento, todo marchaba bien hasta que llegó el momento de la primer escena juntos, Margaret trataría a toda costa de cometer los menos errores posibles pero la presencia de Terry aunado al incidente de la mañana la ponían algo nerviosa.

 

Terriuce se dio cuenta de esto pero optó por dejarla tranquilizarse sola, era muy pronto para emitir un juicio sobre la capacidad de la pequeña actriz, las dos escenas que hicieron juntos ese día tenían que concluir con un supuesto beso, Margaret lo sabía y a medida de que se acercaba el momento de interpretar la escena una sensación de frío recorría su cuerpo. El momento inevitablemente llegó, Terry se fue acercando poco a poco a la joven como para tratar de besarla, al acercarse a ella su cabello cayó a un costado de su rostro, Margaret lo miraba con una expresión más de miedo que del supuesto amor que debía estar sintiendo según el libreto, así que cuando Terry se acercó finalmente para besarla en la mejilla solo optó por cerrar los ojos, Terry la vio y al estar lo suficientemente cerca como para bien poder fingir un beso le dijo al oído:

 

– ¡Bang!

– La chica abrió los ojos asustada y volteó a ver a Terry quien por su parte al escuchar la voz de aprobación del director se separó de la muchacha y se encaminó a su camerino diciéndole a Robert:

 

– Es todo por hoy, ya ha sido suficiente – le dijo mirándolo fijamente a los ojos.

 

Robert comprendió el mensaje de Terry y dio por terminado el ensayo de ese día, Margaret se sintió aliviada de no tener que volver a repetir esa escena de nuevo, había sido realmente difícil para ella por lo que un descanso le vendría bastante bien. Se dirigió a su camerino para cambiarse de ropa e irse a su departamento, estaba feliz de que el día hubiera terminado, no había sido una jornada nada fácil para ella, apagó la luz y abrió la puerta de su camerino para salir sin esperarse que en ese preciso instante Terriuce fuera pasando enfrente, Maggie dio un pequeño salto, ¡sin duda se había asustado al toparse con Terry!  El apuesto joven no le tomó mucha importancia al suceso mientras trataba de no reírse al ver el susto de la joven aunque le parecía divertida ver la sensación de temor que infundía a la muchacha, ella lo vio como si se hubiese encontrado con su peor pesadilla, solamente le sostuvo la mirada un instante y se agachó mientras Terriuce que  pasaba a su costado le dijo:

 

– No te asustes tanto o tu actuación permitirá que otros vean los errores de los demás.

 

Dicho esto Terry se alejó del teatro. Margaret se sobresaltó al escuchar estas palabras de la boca de Terry, ¡sin duda iba a ser difícil que olvidara todo lo que le había dicho!, pero sin duda también había comprendido el mensaje de aquellas palabras: era una forma de decirle que se tranquilizara y que buscara actuar mejor en el ensayo del día siguiente. La bella niña se quedó mirando al alto joven mientras salía del pasillo hasta que lo perdió de vista mientras pensaba en que sería todo un reto trabajar con alguien como Terry pero que al mismo tiempo sería algo que con el paso de los días trataría de aprender a disfrutar.

 

Durante el transcurso de la tarde Terry se dedicó a vagar por las calles de Boston, pensaba en los ensayos y en lo que él consideraba que le estaba haciendo falta a la obra, incluso pensaba en la chiquilla tonta que acababa de conocer, la verdad es que ese día se había divertido al ver el nerviosismo de la joven cuando él se acercaba o le decía algo, sin duda era muy joven, tenía que aprender a controlarse en el escenario o no lograría llegar muy lejos, se percataba mientas caminaba que el ambiente de aquella ciudad era algo diferente a lo que él estaba acostumbrado, había mucho movimiento pues Boston era una ciudad cuya actividad principal era el comercio de bienes, sin duda era una ciudad demasiado ajetreada para él, le eran más agradables los lugares tranquilos… como en Escocia.

 

Yo indiferente sigo mi camino a merced de los vientos del mar, y entregado en los brazos del destino, no me importa salvarme o zozobrar.

 

– ¿Qué estarás haciendo en este momento pecosa?, seguramente has de estar muy feliz al lado de tu marido… de tu marido – cuantas veces se imaginó el momento en que los pronunciaran marido y mujer para siempre, sin embargo las cosas fueron muy diferentes a lo que él deseaba –

 

–¡Maldición!, ¿por cuánto tiempo seguiré pensando en ti?, ¿acaso es que no podré olvidarte nunca?, ¿por qué Candy, porqué decidiste traicionar a tu corazón y entregarte a alguien que nunca amarás como nosotros nos hemos amado?, ¿por qué fuimos tan cobardes?… te juro que estoy buscando razones para olvidarme de ti, hasta quisiera odiarte, pero no sé qué me pasa, que por cada razón que encuentro para odiarte, encuentro cien razones para amarte, ¡y ya no debo amarte!, ¡ eso es un hecho!, ¡lo elegiste a él y no a mí! Entonces, ¿por qué demonios tengo que seguirte queriendo? , ¿Cómo tengo que hacer…, qué es lo que tengo que hacer para sacarte de mi mente?  Más vale que ya no piense en eso, hace ya más de tres meses que nos dijimos adiós y aun siento este dolor dentro de mi igual al de aquel día en Escocia, no tengo ganas de beber hoy, será mejor que me vaya al hotel, tengo que seguir estudiando el libreto, y no vale la pena que siga pensando en estas tonterías.

 

Molesto consigo mismo, Terriuce se encerró en su cuarto toda la noche, ensayó y ensayó hasta muy tarde, y después se fue a dormir, hizo todo de una manera casi automática, parecía no estar dispuesto a permitir que su mente pensara en Candy ni por un instante, se durmió repasando el libreto una y otra vez, sin duda esa obra era el medio ideal para escapar de la intranquilidad de la que había sido preso tanto tiempo, así que se aferraría a ella con todas sus fuerzas.

 

 “Ahora seguir mi camino es lo único que me queda en este momento porque si no lo hago creo que me voy a volver loco…”

 

A medida que pasaban los días la mente de Terry se iba sintiendo más relajada, ahora tenía algo en que poner toda su atención, los ensayos avanzaban a buen ritmo, y el estreno de la obra era cosa de unos días, Terry estaba tranquilo, sabía que a partir del estreno de la obra el trabajo aumentaría y esperaba esto con ansias. Margaret por su parte, se iba sintiendo nerviosa a medida que el estreno de la obra se aproximaba; los ensayos al lado de Terriuce habían sido muy duros y extenuantes, el era muy exigente con ella, la regañaba cada que podía: por una palabra mal pronunciada, por una línea mal expresada, por un gesto incorrecto, por una posición exagerada…parecía que solo estaba pendiente de sus errores y no se percataba de los pocos aciertos que tenía, sin duda habían sido días muy pesados para ella, pero por suerte pronto llegarían a su fin.

 

Esa mañana el grupo se reunió para los ensayos finales de vestuario, aun había detalles en los trajes de los actores y había que arreglarlos lo más pronto posible, por lo regular ese tipo de ensayos solían ser cortos por lo que los integrantes podían gozar de tiempo libre alrededor de la una de la tarde en adelante. Maggie veía el reloj y pensaba en todo lo que haría ese día, iría de compras, había visto un sombrero que le había gustado, miraría los escaparates de las tiendas y tal vez encontraría algo más que poder comprarse, después comería una salchicha y terminaría caminando hasta llegar al parque y se echaría sobre el pasto para descansar, hacía mucho tiempo que no lo hacía… sin embargo, la tarde transcurriría muy diferente a como ella se imaginaba.

 

Al sonar la una de la tarde Robert daba las últimas instrucciones de ese día a los actores, mientras se escuchaba al personal encargado de la utilería guardar sus cosas para irse, todos estaban animados y contentos, así que después de que Robert terminó de hablar cada quien se dirigió a sus camerinos, Margaret hizo lo mismo pero alguien la sujetó por el brazo mientras le decía:

 

– Aun tenemos trabajo que hacer, así que será mejor que no te cambies todavía

– Pero, ya nos han dicho que eso era todo por el día de hoy – contestó la joven al escuchar esas palabras.

– ¿Y tú crees que ya estas lista para tu actuación final?

– ¿Qué quiere decir señor Grandchester? – interrogó la desconcertada muchacha.

– Quiero ver tu actuación ¡ahora!, como si el día del estreno fuera en este preciso momento, aun tienes fallas y yo no estoy dispuesto a permitirlas así que hoy será tu actuación definitiva.

 

Maggie se sintió molesta por las palabras que habían salido de la boca de su compañero, después de tantos días aún no estaba convencido de era capaz de hacer un buen papel a pesar de lo mucho que había tenido que soportar con los regaños que le había dado constantemente, pero estaba bien, aceptaría el reto, le demostraría de una vez por todas la razón del por qué Robert le había dado esa oportunidad.

 

– Esta bien señor Grandchester, actuemos entonces – dijo mientras se colocaba en su lugar para comenzar las escenas.

– No vamos a ensayar toda la obra, vamos a ensayar las escenas que tenemos juntos nada más – respondió Terry.

– De acuerdo.

 

Margaret se colocó en una parte del escenario y comenzó a recitar las líneas correspondientes al segundo acto, Terry hizo lo mismo, Maggie tenía varias escenas sola así que comenzó a recitar sus líneas, Terry la miraba y le marcaba sus errores alzándole la voz, esto iba irritando poco a poco a la joven, pronto el personaje de Terry entró en escena, al momento de encontrarse frente a frente el personaje de Margaret tenía que dar una expresión de estar enamorada del personaje de  Terry… ¡pero como pretendía que pudiera hacerlo si él era tan duro con ella!, ¿quién podría mostrarse queriendo a alguien con un carácter tan endemoniado como el de ese muchacho? ¡Todos los días se la había pasado regañándola y gritándole y ahora pretendía que le mostrara una expresión llena de amor!, ¡era algo más que imposible! Estas ideas pasaban por la mente de la joven al momento que su gesto se endurecía más y más, el había sido muy exigente, incluso más allá de lo que ella podía dar, hacer esa escena siempre le había resultado difícil y sin embargo tenía que demostrarle amor a ese actor…

 

– ¿Qué es lo que te pasa?, ese no es precisamente el gesto de una chica enamorada – exclamó Terriuce con un tono burlón.

– Ya lo sé – respondió molesta la joven, repitamos la escena por favor.

– De acuerdo.

 

Al repetir la escena los pensamientos de rencor hacía Terriuce pasaban cada vez más constantes por su mente, estaba realmente molesta por todo lo que le había hecho así que controlar sus expresiones se volvía cada vez más difícil.

 

Terry veía a la chica hundirse en ese caos de emociones, así que decidió darle el empujoncito que necesitaba para que de una vez por todas se decidiera a actuar como debía ser:

 

– ¿Me puedes decir a qué estás jugando?, porque eso que tú llamas actuación está muy lejos de serlo – la joven al escuchar esto no pudo contenerse más y contestó:

 

– ¡No estoy jugando a nada!, ¡Dígame de una vez por todas ¿qué es lo que tiene en contra de mí?! , ¡Nada de lo que hago le parece bien! Desde que llegó parece que su única intención es regañarme a toda costa por las cosas que hago… estos días han sido verdaderamente una pesadilla, porque usted no ha apreciado nada de lo que hago, solo marca mis errores una y otra vez, ¡Ya estoy harta!, ¿Y así quiere que me muestre llena de ternura en las escenas?, ¡Nadie podría hacer algo así!, ¡Esta usted completamente loco!

 

– ¿Así que eso es lo que crees?, pues déjame decirte que una verdadera actriz puede hacer eso y más, ¿Crees que marco tus errores solo porque quiero divertirme?, estas muy equivocada niña, a mi me interesa poco si tienes errores o no y si quieres corregirlos, pero lo que si me interesa es que la obra salga bien, y no por mí, sino porque una puesta en escena es un trabajo de equipo donde todos debemos hacer nuestro mayor esfuerzo porque las cosas salgan bien, a diferencia tuya yo no quiero cubrir los errores de nadie con mi actuación, ¿para qué crees que son los ensayos?, no son solo para recitar líneas mientras vez como se montan los escenarios o para escuchar cómo se equivocan los compañeros, ¡los ensayos son precisamente para corregir todos los errores que se van teniendo al ir aprendiendo el libreto!, ¿Cómo pretendes cubrir los errores de los demás si no eres capaz de cubrir tus propios errores?, ¡Solamente eres una chiquilla soberbia que se da los dotes de gran actriz!, déjame decirte algo jovencita, el camino para ser un buen actor o actriz no es nada sencillo, está lleno de altibajos, tienes que pasar por muchos problemas para llegar a alcanzar la fama y debes tener bien puestos los pies en el suelo para que esta no se te suba a la cabeza cuando te lleguen tus cinco minutos de gloria… aun te falta mucho por aprender niñita, ¡Y si no te gusta que te exija has bien las cosas entonces o márchate, tu elijes!

 

 LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

12 comments

  1. mmmmmmmmmmmmm!!!!!!!! eso no me gusta desaparece a esa chamaca tonta porfavor lo k menos keremos es otra gusana susana….porfavor k llege candy donde esta porfavor…kjeremos k ya esten juntos porfavorrrrrrr…grasias espero k pronto subas el siguiente capitulo…bye

  2. Estoy de acuerdo por favor que aparezca candy con terry por favor 🙂 aunque me gusta mucho la historia 🙂

  3. jajaja…que bueno..me encanta como piensa terry,solo spero k no se de algo entre ellos, por k por algo se empieza el amor..o el cariño…:)

  4. hola sakura,,,dejame decirte que no me esta gustando el giro que les estas dando a la historia pues en tres meses que han pasado terry y candy hayan hecho nada para encontrarse no me parece justo.y ahora terry queriendo hacer una gran actris a esta chica acuerdate lo que paso con susana.no nos defraudes,a esperar el sig capitulo,besos

  5. Hola Sakura:
    Comparto la misma opinión que las demás chicas, claro tu eres la autora y puedes escribir lo que quieras pero cuando lei el título del capítulo dije nooooo!como es posible “Acostumbrandome a vivir sin ti” no puede ser!!!!, plis que se reencuentren pronto, sabes estubo intenso el capítulo felicitaciones!!!!eres una estupenda escritora y esperamos con ansias la continuacion,cuidate y que Dios te bendiga.

  6. felicidases tienes mucha imaginacion para escribir…y me gusto aunk coincido con las demas.saludos

  7. Hola Sakura

    He seguido tu historia y quier felicitarte porque para mi gusto es uno de los fics que mas se apegan a la personalidad de nuestros amores, al igual que las otras chicas estoy empezando a sufrir como con la historia original ,me encanta !!!! por favor ecribe pronto ya quiero que llegue Candy !!!!

  8. Wao.Terry.ya.eres.casi.el.director
    jj,pero.tienes.razon.Maggie.debe
    poner.los.pies.sobre.el.suelo.

    Ahora,Terry.mucho.cuidadito.tu
    sabes.que.ya.tienes.dueña;y.a
    proposito.Candyaparece.ya.a
    reclamar.lo.que.es.tuyo,jj.

    Sakura.no.es.mi.intencion.molestarte,
    porque.tu.tambien.haz.hecho.de.esa
    bella.historia,una.realidad.
    Solo.charlaba.con.los.personajes,
    es.que.me.siento.parte.de.la.historia.

  9. Hola Sakura muy bonita continuación, el personaje de Maggie creo que causará complicaciones entre Terry y Candy pero al final espero que todo salga bien y a favor de ellos… Bueno cuidate mucho amiga y ya sabes que tu fic me gusta, eres una gran escrito, esperare la continuación.

    Bye

  10. solo de leer todas las novelas que escriben aqui algunos fans, unos dejan a candy con albert y otros con terry y otros solo le hacen la vida mas miserable a la pobre candy y otros fans me gusto su idea de albert y candy pero lo hicieron al estilo mexicano y se le pasan a todos las copas de tequila, hahaha…terry es un amor si, pero yo lo sacaria de la vida de candy y lo dejaria como amigo nada mas y le consigo una buena chica para el o que se enamore de verdad de susana y se olvide de candy y sea feliz, o que se enamore de otra, y candy que se de cuenta que esta super enamorada de albert, que se sienta confundida y que se siena perdida por el, esta muy loquita de amor por el.. candy y albert son la pareja perfecta terry es lindo pero me parece mejor si terry logra olvidarse de ella y candy tambien que se olvide de el. no me gusta que le pongan tanto drama a terry y candy, mejor que se queden como amigos y que con el tiempo se sanen sus heridas y se vuelvan a encontrar con sus parejas casadon candy con albert y terry con alguien mas pero que sea amistosa la relacion. quiero escribir quiero escribir 😛 voy a escribir la continuacion de candy candy segun mi version hahahaha.. a ver que me sale gracias por compartir

  11. pufff…esa Margaret no me gusta… =(

  12. sakura, yo a mi tampoco me gusta que despues de tres meses Candy y Terry no haigan llegado a encontrarse, es injusto ¿ no que Candy estaba dispuesta a recuperar el amor de Terry? y como lo va a lograr si en tres meses no ha podido averiguar donde se encuentra

Leave a Reply

Your email address will not be published.