Home / Fan trabajos / Algo raro Capítulo 15

Algo raro Capítulo 15

“Cercas y Lejos”
CAPITULO: 15     POR: YADIRA KURAN

Los tres se dirigieron a la salida, cada uno inmerso en sus pensamientos que no se percataron de esos ojos ambarinos que los observaban con una mezcla de odio y alegría fundidos en un mismo sentimiento, aquella mirada fijo enseguida al chico de una manera desafiante y decidida, finalmente se acercó a los recién llegados.

¡Mira que tenemos aquí! El hijo predilecto vuelve al hogar ¿Cierto Terrence? o prefiere que lo llame “Duque de Granchéster” (decía una voz demasiada sarcástica)

El dueño de aquella voz y esos ojos, era una chica como de la edad de Serena, unos tres o cuatro años más joven que el castaño, su larga y rizada cabellera marrón le llegaba casi a la cintura la cual se perdía entre esa larga melena, era una chica por demás bella e impactante, arrogante y altanera, su bien formado cuerpo detonaba elegancia y seducción por sí mismo.

Terry: ¿Perdón, la conozco señorita? (decía con asombro)

Chica: En verdad no me reconoces, claro ahora que mi padre ha muerto, vienes a darte tus aires de gran señor… que ignorante de las cosas. Pero déjame decirte algo Terrence ¡Jamás aceptare esto!

Terry: ¿Catherine? ¿Catherine Granchéster?

Catherine: Vaya, hasta que te dignas en reconocer a tus superiores.

Albert: Quizá quiso decir “a tu pequeña hermana” (quien iba llegando y escucho todo)

Catherine: Jajaja… (Reía con arrogancia)¿Hermana, yo? Por favor señor no le enseñaron que es de mala educación interrumpir conversaciones ajenas y si fuera poco decir que soy hermana de un bastardo, jamás aceptare a “este” (señalando a Terry) como el heredero de mi padre, así que Terrence no será tan fácil quitarnos lo que nos pertenece.

Terry: jajaja… (Reía con el mismo sarcasmo que la chica) como si tuviera interés en eso.

Catherine: Ahora me dirás que es caridad lo que viniste hacer, pero al parecer las hienas aparecieron (dicho lo último miro a la madre de Terry)

Albert: Señorita acaso ese es el lenguaje que usa la nobleza, si es así, la educación inglesa es tan decadente hoy en día, su padre y madre no estarán alegres.

Catherine: Mire señor… (Miro retadoramente al rubio y volvió la vista a su hermanastro) ya lo sabes Terrence, es mejor que regreses por donde viniste y llévate a esa mujer lejos, es el colmo de su cinismo. Pero claro es lo menos que se esperaba de una mujerzuela b…

La ojimiel no termino de ofender a la madre de Terry, Mina que al igual que Serena se limitaba a escuchar los insultos de aquella chiquilla hacia la madre de Terry, al ver como trataba a la Sra. Bécquer su cuerpo por reflejo se movió dejando caer su blanca mano sobre el rostro de Catherine.
Mina: ¡Cállate, ya fue suficiente!
La pelirroja miro amenazantemente a la rubia, pero en seco paro al observar la mirada de furia de aquella que se había osado ponerle un dedo encima, era esa mirada que tantas veces vio en su padre, aquella que tanto miedo le provocaba, esa misma mirada que Terry le dirigió cientos de veces a su madre, cuando él vivía aun con ellos en Londres.

Catherine: Esto me lo pagaran caro ¡Lo juro!, nadie después de insultar de esta manera a un Granchéster sale ileso y se marcha sin recibir su merecido (dio media vuelta y se marchó con la cara tan roja por la ira y frustración)

Terry: (vio partir a su media hermana) Madre ¿Estas Bien?

Eleonor: Te dije que no era buena idea que yo viniera.

Terry: No te preocupes todo irá bien.

Mina: Perdón, no sé qué me paso, solo vi injusto en como la trataban señora… solo sentí no deber permitirlo.

Eleonor: No tiene por qué disculparse, al contario gracias… Eleonor Bécquer, con quien tengo el gusto (ofreciendo su mano)

En ese momento ambas mujeres se miraron fijamente a los ojos, ambas sintieron una corriente eléctrica recorrer todo su cuerpo, por un instante ambas creyeron verse en un espejo, Eleonor creyó verse a sí misma cuando era una adolecente, por el otro lado Mina imagino verse en un futuro tal y como esa hermosa mujer que para frente a ella le ofrecía su mano para saludarla.

Mina: mucho gusto, Mina Aino a sus ordenes

El par de rubias sintió un extraño sentimiento, al estrechar sus manos, fue como si un hueco que siempre estuvo ahí, hoy se llenaba, una extraña dicha y alegría invadió a ambas mujeres, un sentimiento que ambas no comprendieron.

Eleonor: el gusto es mío, así que tú eres esa chica extraordinaria y hermosa de la cual Terry y Serena no paran de hablar, y veo que ambos no se equivocaron…

Mina: Gracias

Eleonor: Señor Andrey es un placer saludarlo (dirigiéndose al joven patriarca)

Albert: El honor es para mí saludar, a tan hermosa mujer (depositando un amable  beso en la mano de la señora Bécquer)

Terry: Gracias Mina, si no le hubieses puesto un alto a Catherine, hubiera perdido los estribos y olvidado que soy un caballero, también gracias  a ti Albert.

Albert: No fue nada solo hice lo que creí mejor.

En ese momento Serena corrió al lado de su amiga y frenéticamente la abrazaba y besaba las mejillas, estaba feliz de ver a Mina bien.

Serena: Mina ¿Estas bien?

Mina: Claro, Serena…no te preocupes solo fueron algunos rasguños al caerme de las escaleras.

Terry y Serena de inmediato se miraron confusos, pues según lo dicho Terry a Serena, Mina había sido víctima de un intento de violación y testigo del asesinato del padre de este o al menos eso es lo que Albert había dicho a Terry, el castaño volvió la vista a su amigo, Albert con un movimiento negativo le dio a saber que Mina no estaba enterada de lo sucedido.

Albert: Terry, no me presentas (refiriéndose a Serena) pero al parecer todos los Granchéster son muy descorteces y maleducados.

Hahaha… (Rieron todos al unísono)

Terry: Claro (acercándose a Serena, la tomo por los hombros) Ella es Serena Tsukino… Serena él es

El señor William Albert Andrey

Ambos rubios se tomaron de las manos en forma de un agradable saludo y así quedaron todos presentados. Y ya de esta manera el líder de los Andrey los guio a un lujoso auto el cual le llevaría al mismo hotel, en el que él y Mina se hospedaban, al llegar Eleonor se fue a su habitación, lo mismo hicieron las chicas, de esta manera el par de varones se dirigieron al bar del hotel.

Terry: Ahora si explícame que paso (fue directo al grano)

Albert: Primero pidamos algo de beber (hizo una señal a uno de los camareros) dos whiskeys, por favor… o gustas otra cosa Terry.

Terry: Así está bien, pero como es que Mina estaba con mi padre, ¿Quién mato a mi padre? ¿Quién provoco esto a Mina? (decía desesperado y confuso)

Albert: Cálmate, solo sé que tu padre fue asesinado por un par de delincuentes, uno fue detenido, al parecer es el principal autor de estos crímenes.

Terry: Y el otro ¿escapo?, ¡maldita sea! (golpeo la barra)

Albert: No, está muerto… es todo lo que se sabe, ya que el tipo no ha querido declarar y sin testigos no se puede hacer, ni saber más, ya que el único testigo es Mina pero… pero hasta que no recupere la memoria no sabremos qué fue lo que realmente paso, tenemos que tener fe de que su amnesia parcial, pase pronto, para que pueda declarar.

Terry: Pero qué estaba haciendo mi padre en esa parte de la ciudad y más aún como conoce a
Mina, es algo que no entiendo.

Albert: No desesperes, mientras no diga nada ese tipo, no queda más que esperar, a que Mina recuerde… y hablando de tu padre, Terry tienes que arreglarte para el velorio, y con lo que sucedió en el aeropuerto, no te será fácil despedir a tu padre.

Terry: No me lo recuerdes, el solo recordar como Catherine trato a mi madre…Ashhh, quien hubiese imaginado que esa chiquilla gorda y sin gracia, luciría hoy tan hermosa, pero frívola y despiadada.

Albert: eso si… sin duda corre por sus venas sangre de un Granchéster, en cierta forma es igual a ti, en aquellos años.

Terry: ¿A mí? Yo no soy así, y nunca me comporte tan insolente, grosero y malcriado.

Albert: jajajaja…Terry te acabas de describir a ti mismo, jajajaja

Terry: Yo no soy así…bueno al menos ya no.

Albert: En eso tienes razón, hoy que te veo, y a pesar de lo sucedido y la situación que vas a afrontar, tu mirada ha vuelto hacer casi la misma de antes, nuevamente noto brillo en tus ojos.

Terry: Tal vez porque estoy con mi madre, además de un tiempo para acá siento que he recuperado algo que perdí, como si ese algo se acercara cada vez más…sabes siempre sentí un vacío, y había momentos en los que mi estado de ánimo era confuso, ya que aunque yo estuviera feliz, me entraba la melancolía, si estaba furioso, me invadía la alegría y así muchas veces, siento que ese algo se acerca cada vez más y más para llenar ese vacío y de lo que estoy seguro no lo provocaba la ausencia de mi madre o de mi padre, era otra cosa…creo que todo esto comenzó desde que conocí a Serena (su voz sonaba entre melancólica y optimista)

Albert oír esas palabras de parte de su amigo, sintió haber cometido un gran error, ahora pensaba que el haber llamado y mandado traer a Candy no fue una buena estrategia, pensó que su amigo no había cambiado en estos 5 años de distanciamiento al menos no en su corazón y más aún lo creyó al pasar del tiempo y su relación con su co-estrella no era ni oficial y mucho menos definitiva, Albert pensó que si el castaño aun llevaba tiempo dándole largas a Susana es porque aun amaba a su pequeña amiga.

Albert: ¿Terry?…

Terry: Si, dime (mientras se ponía una camisa negra la cual solo usaba para ocasiones no muy gratas)

Albert: Candy…ella…

Albert quiso saber la reacción en el rostro de Terry, pero este estaba a espaldas de él y dudo por un momento. Por otro lado Terry al escuchar el nombre de aquella chiquilla, lo puso nervioso de inmediato sus manos que abotonaban la camisa comenzaron a temblar, no sabía que era lo que Albert le quería decir acerca de Candy o que era lo que pretendía en nombrarla justo en ese momento, en ese instante llegaron las palabras de Susana antes de salir de su apartamento en Nueva York…

**************FLASH BACK************

Susana: Terry, soy tu prometida, debes de ser más considerado conmigo, no es justo que me trates así, me excluyes de todo.

Terry: Susana, por favor no es el momento, te prometo que en cuanto vuelva hare lo que quieras, pero ahora déjame solo.

Susana: Vas a buscarla, ¿cierto?, la viste…maldita me dijo que no te buscaría, pero en verdad a eso vino es…

Terry: Susana, no la metas en esto, como voy a verla si no he estado en Chicago solo, siempre que he ido te has empeñado en ir conmigo, no me dejas ni a sol, ni a sombra, como voy a verla, te dije que no lo haría y no lo hecho…  ¿Susana? Como que vino, Candy estuvo en NY.

Susana: Claro y estaba muy bien acompañada por un joven muy apuesto, que ahora recuerdo dijeron ser novios


******************FIN FLAS BACK***************

…conociendo  a su amigo y lo agudo que era ya se imaginaba lo que le diría y eso era algo que él no deseaba escuchar en esos momentos o más bien en ninguno, era lo que más le temía que su pecosa le dejase de amar, aunque de la manera en la que se separaron y sabiendo lo dulce, hermosa y tierna, no habría nadie que se enamorara de ella, es más por mucho tiempo creyó a Albert enamorado de ella y él mismo se dijo que ambos se me recién estar juntos. Justo cuando se disponía a responder de manera fría e irritante sobre el tema, y justo cuando Albert pensó en continuar su confesión, ambos fueron interrumpidos por el sonido del teléfono.

Ring, ring…

Terry: Permíteme Albert (Tomo el auricular) Si, diga

Recepcionista: Señor, la señorita Tsukino y la señorita Aino lo esperan en el lobby del hotel

Terry: Ok, avíseles que en un momento estamos con ellas.

Recepcionista: Entendido y Buen Día

Albert: ¿Las chicas?

Terry: si, nos esperan ya abajo (termino de vestirse) vamos.

Albert no tuvo más oportunidad de decirle a Terry sobre la llegada de su pupila, ya lo dejaría al destino, esperaba su forma de actuar no trajera consecuencias, quizá estaba pensando de más y las cosas no fuesen como el las creyó, pero la charle de hace un par de minutos aun resonaban en su cabeza, solo eso esperaba que él estaba confundiéndose ojala así fuese ya que si no era así alguien saldría muy lastimado.

Ambos chicos llegaron donde las rubias, lucían encantadoras aun con esos vestidos de luto, ya que ambas junto con Albert acompañarían a Terry a la mansión Granchéster. Los cuatro chicos salieron y abordaron un lijoso auto que Albert había alquilado, sin saber cómo los recibirían emprendieron su viaje rumbo al ex hogar del castaño.

Al mismo tiempo en que el joven ingles partía con sus amigos, el avión donde Candy provenía de América tomaba tierra en las pistas del aeropuerto de Londres, pasado un par de minutos el aeroplano término sus maniobras de aterrizaje, la rubia sigilosa y temerosa apareció por la puerta de salida, George se apresuró a saludar y a recibirla respetuosamente.

George: bienvenida Señorita Candice, ¿Cómo estuvo el viaje?

Candy: Algo pesado, pero ya estoy aquí (dijo temerosa y nerviosa) ¿Y Albert? (Lo busco con la mirada)

George: El Señor William me pidió que la llevara directo a la casa de Duque de Granchéster, ahí la espera ya él, (pidiéndole la maleta) me permite.

Candy: ¡Ahh! (suspiro) ya hace tanto que estuvimos aquí ¿verdad?

George: Así es señorita, suba (abriéndole la puerta del auto)

Candy: (ya en el auto) George… usted conoce a la chica que Albert está cuidando.

George: ¿Cuidando? ¡ahh! se refiere a la señorita Aino (sentado en el lugar del piloto, echo andar el auto)

Candy: ¿Qué relación tienen, es bonita, cómo la conoció?

George: Srta.  Candy usted siempre tan curiosa.

Así fue la llegada de Candy a Inglaterra, pasaron por el Big Ben, el palacio de  Buckingham y el rio Támesis, todos esos lugares le traían numerosos recuerdos, recordó a Patty, Annie, Stear, Archie, Albert y él. En menos tiempo del que ella hubiese imaginado llegaron a su destino, el lugar parecía algo sombrío su estructura al estilo Barroco era formidable, la mansión había sido construida a fines del siglo XIX durante la era Victoriana, las enormes paredes y columnas que adornaban la entrada eran completamente de mármol, unos metros delante de la entrada una enorme fuente hacia la glorieta para la entrada principal de la mansión,  Candy creyó haberse equivocado de lugar, ya que más que un velorio parecía un desfile de modas, aunque todos vestían el mismo oscuro, destacaba la elegancia de los trajes y vestidos de los presentes, parecía más una fiesta en la que todos buscan sus mejores galas, una gran fila de autos lujosos de los modelos más recientes esperaban su turno para llegar a la puerta principal la chica vio al otro lado de la inmensa fuente el estacionarse un auto el cual Albert conducía, lo vio descender y echar apresurada a la puerta contraria, una hermosa chica descendía y se tomaba del brazo que Albert galantemente ofrecía. Fue en ese instante que sus ojos se abrieron como grandes platos del asiento trasero del mismo lado que su tutor descendió Terry bajaba, al instante cerró la puerta y por el polarizado de los cristales no alcanzo a ver quién más venia, no más en ese momento George avanzo un poco quedando con la vista bloqueada por la estatuilla al centro de la fuente, quedando la vista de Candy bloqueada. De ese modo no vio cuando Albert y Terry entraron a la mansión. Al cabo de un par de minutos el auto en el que Candy viajaba llego a la puerta principal, George se apresuró y ayudo a la oji-verde a bajar.

George: Srta. Hemos llegado.

Candy: Gracias.

La chica dio un par de pasos fuera del auto y unas largas y marmoleadas escaleras adornaban la entrada de la casona, sintió sus piernas flaquear y un sudor frio recorrió su espalda, tanta elegancia  la abrumaba, si la casa de Lakewood la dejo maravillada, esta casa estaba más allá de su imaginación, pero lo que la puso aún más nerviosa fue el saber que pronto estaría frente a frente, y no sabía cómo Terry tomaría su presencia o si la notaria.

Se armó de valor y firmemente se dirigió al interior, al entrar al recinto no avanzó mucho cuando el cuchichear de los presentes llamo su atención, ya se imaginaba de lo que murmuraban, pero con todo y eso se mantuvo tras una gran columna, pronto su mirada encontró el centro y motivo de los cuchicheos su respiración agito de más. En verdad que el color negro lo hacía lucir más gallardo, con sigilo avanzo un poco más esta vez quedando detrás de un enorme arreglo floral a no más de 5 metros de donde Terry hacia reverencia frente el ataúd de su padre, aislada en sus pensamientos y temores, no se percató de lo que enseguida ocurrió, fue hasta que el grito de una mujer llamó su atención. Catherine eufórica se lanzaba sobre Terry.

Catherine: ¿Qué haces aquí? Eres un descarado, como te atreves a pisar mi casa… ¡Por favor! Saquen a este tipo (decía a los guardaespaldas) ¡Lárgate, no te quiero ver, no eres bienvenido!

La gente presente miraba sorprendida la escena, pero definitivamente nadie apoyaría a la joven Granchéster, no por que favorecieran a Terry, todo lo contrario veían con malos ojos al chico ya que toda la aristocracia inglesa sabia sus orígenes, pero hoy o más bien a partir de este día no les convenía darle la contraria, de ante mano sabían lo importante y poderoso que era el título que recibiría al leerse el testamento y repartición de la herencia del finado Richard de Granchéster, claro esto sería pasando los funerales y honores correspondientes

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

9 comments

  1. hayyyyyyy grax por subirlo pronto asi si… jajaja hay ojala k pronto se puedan ver y ps creo k terry no tratara mal a candy pero bueno k ya esten bien porfaaaaaa..

  2. ya falta poco para su reencuentro! por favor no trdes en subir la continuacion 😀

  3. esta bien interesante tu historia espero que no te demores tanto

  4. wow que emocionante, no puedo esperar a que se reencuentren muy bonita tu historia, espero una actualizacion pronto jeje.

  5. Hola soy joana esta es la primera historia que sigo y debo decir que es muy entretenida y me gustaria que puedas publicar mas capitulos ….bueno espero con gran emocion mas capitulos ¡soy muy fanatica de sailor moon ! Pd: segui escribiendo que lo haces muy bien . Bye

  6. hola chicas, me apena y me entristece tener que informarles lo siguiente, de antemano reitero que no estoy abandonando el fic, por el contrario mi cabeza aun da para mas.

    Lo que sucede es que he tenido problemas personales, los cuales no me han permitido enfocarme en escribir, por el momento mi cabeza esta confusa y no se cuando pueda continuar, no les puedo decir mañana o en un mes, solo que no se cuando mis emociones se estabilicen, pero en cuanto pueda, publicare.

    Gracias por seguir a mi lado, y gracias por comprender.

  7. yadira siento mucho por los problemas que estas pasando aunque los desconocemos te deseamos que pronto se solucionen por otro lado permiteme felicitarte por tan maravilloso relato esta historia esta buenicima mis saludos y que pronto subas el proximo capitulo ya que esta historia tiene algo que hace que uno se vuelva adicto a seguir leyendo animos para nosotros esta historia tanbien es forma para distraernos de nuestros problemas y dejar volar nuestra imaginacion

  8. u.u ¿cómo nos dejas así? necesito saber cuadno se reecnuentran las parEJAS xd

  9. deseo que todos tus problemas se solucionen pronto y que vuelvasa reanudar tu historia por aca una fil seguidora

Leave a Reply

Your email address will not be published.