Home / Fan trabajos / Algo raro Capítulo 14

Algo raro Capítulo 14

“UNA VIEJA CIUDAD”
CAPITULO: 14        POR: YADIRA KURAN

Terry manejaba frenéticamente el deportivo rojo que su madre le había regalado en su cumpleaños pasado, la presencia de Susana en verdad cada vez era más irritante, por más que intentaba ya no podía soportar esa farsa, no la amaba y jamás lo haría, fue cuando reparo en que no iba solo en el auto, miro de reojo a su acompañante.

Terry: Discúlpame Serena,  jamás pensé que Susana reaccionaria de esta manera…

Serena: No te preocupes Terry, no fue tu culpa, en verdad, tu prometida es algo…mmm, insegura, pero bueno yo en su lugar haría lo mismo, teniendo un novio tan guapo, que siempre se ve rodeado por hermosas chicas…

Terry: Como Tú (interrumpió, noto que su cumplido puso tan colorada a su acompañante)

Serena: Terry, que cosas dices (decía aun roja por el piropo) pero cambiando de tema, Mina… que es lo que sabes, dime por favor Terry, esta bien ¿cierto?, se supone que hoy llegaría a Nueva York, pero si esta indispuesta y tenemos que ir a buscarla, es porque algo malo le sucedió (el llanto se hizo presente)

Terry: No lo sé a ciencia cierta, un amigo me faxeo… solo me dijo que mi padre había muerto…

Serena: Lo lamento…

Terry: Gracias, pero lo que no entiendo es como murió y por qué Mina estaba con mi padre.

Serena: Quizá tu padre conocía a Mina, ya que tengo entendido, que su madre era inglesa, y por eso Mina hizo esa parada en Londres para visitar la tumba de su madre…

Terry: Puede que tengas razón, pero hay algo que me inquieta… hemos llegado, mi madre nos espera en la sala de espera.

Serena: Es cierto tu madre, también vendrá, pero dime Terry no crees que tome a mal mi presencia, bueno tal vez ella desee estar a solas contigo.

Terry: Claro que no, ella sabe que vas por Mina y además eres una amiga muy querida por mí, yo le he platicado mucho de ustedes, sabe que significan mucho para mí, ella jamás te haría un mal gesto, al contrario… dice estar feliz, ya que siempre he sido muy sombrío y desde que volví de Japón dice que hay algo que en mi cambio, aunque yo creo que son puras imaginaciones de ella.

Serena no dijo mas, quedo convencida ante las palabras de su joven amigo, y tomando su equipaje avanzo del lado del chico, sin decir más, ambos absortos en sus ideas y sus preocupaciones, llegaron a una inmensa sala la cual Serena no tenía mucho que había pisado, pues ahí mismo fue donde acompaño a Karen un par de  días atrás, para su viaje de negocios por Paris, aun par de pasos de ellos la madre de Terry, quien cubría muy bien su rostro, con unos lentes oscuros y un sombrero, les ondeaba la mano, para hacerse ver.

Eleonor: Llegas un poco tarde Terry

Terry: Lo siento madre (saludándole de beso) pero tuve un contratiempo, ¡oh!… Eleonor, te presento a Serena (señalando a la rubia, que se escondía un poco apenada tras el castaño) es la chica de la que te he platicado, bueno al menos una de las dos que te he platicado.

Serena: Mucho gusto señora Bécquer… Tsu…Tsukino Serena

Eleonor: Mucho gusto Serena… (En verdad es linda) pero vayamos, que si no nos deja el avión.

Terry: Mama es imposible, ya que saldremos en el yate privado de un amigo, ya que es primordial que estemos a la voz de ya en Londres.

Al llegar a la zona de plataformas los tres se dirigieron a un área muy exclusiva, donde un lujoso avión privado los esperaba, la chica se quedó admira por ver tanto lujo ni en sus más fantasiosos sueños se hubiera imaginado abordar en tanto lujo, un hombre que al parecer por su vestimenta era empleado de los Andrey, con una cordialidad tan digna de la familia les dirigió al interior de la nave, mostrándoles sus lugares, una chica les detallo las indicaciones y al cabo de unos minutos despegaron y dirigieron su vuelo a esa ciudad que tanto a madre e hijo les traía dolorosos recuerdos, de esta manera partieron.

En otra parte de los EEUU, una chica de mirada alegre y penetrante laboraba arduamente, con una sonrisa  miraba a su nuevo jefe, así es Candy estaba absorta en ayudar a Darién en unas leves curaciones que practicaban a un niño que se había fracturado la pierna derecha al jugar con su bicicleta, fue en ese instante que otra de sus compañeras le llamo.

Johana: Candy, tienes una llamada, por favor ve a recepción, yo ayudare al doctor.

Candy: ¿Quién es? (pregunto extrañada)

Johana: El Sr. Andrey, dice que es urgente

Darién: Vaya Candy, ya hemos terminado.

Candy: Gracias Doctor, en seguida vuelvo.

Ya habían pasado un par de semanas desde la llegada de Darién a Chicago, y su desempeño era por demás destacado, claro que el apoyo de su rubia enfermera era más que eficiente, hacían una gran pareja laboral, y hasta muchos compañeros de trabajo adulaban que se veían tan bien juntos, no solo como médico y enfermera, si no como una linda pareja de novios, ambos chicos eran conscientes de los rumores que comenzaban a divulgarse de una supuesta relación amorosa entre ambos, pero tanto Candy como Darién descartaban una situación similar, aunque cuando se les preguntaba ambos sonrojaban de manera qué evidenciaban lo contrario.

Todo esto pasaba en la cabeza de Johana la buena amiga de Candy al ver el esmero y lo bien que se veían su amiga y el nuevo médico, en verdad nunca le había conocido algún novio, y en ocasiones la llego ver mirar el horizonte, y una mirada que no reflejaba tristeza, más bien decepción.

Candy: Bueno… Albert (tomaba el auricular)

Albert: ¿Candy?

Candy: que pasa, te hice esperar mucho

Albert: No, Para nada y disculpa que te moleste en horario de trabajo, pero quiero pedirte un favor.

Candy: Claro Albert, sabes que por ti todo lo que este en mis manos, no repararía en nada, pero dime que pasa te escucho algo tenso.

Albert: Candy… es sobre Terry

Candy: ¿Terry? (el solo oír su nombre la puso nerviosa) que sucede con él, ¿está bien?, ¿qué le paso?, Albert ¿esta bien cierto?

Albert: cálmate Terry está bien, bueno eso espero

Candy: que sucedió y ese eso espero que significa

Albert: Candy el duque de Granchéster está muerto

Candy: ¿Cómo? (a su mente llego aquellas pocas imágenes que tenia del padre de Terry, esos recuerdos dolorosos de su separación, en Londres, aun recordaba cómo le había suplicado al duque de Granchéster dejarlo tomar su propio camino, y ahora estaba muerto, al menos esperaba que en estos años al menos ambos se hubieran perdonado y aceptado como padre e hijo).

Albert: Candy estas bien

Candy: si, si solo que me tomaste por sorpresa, y Terry como lo tomo
Albert, no lo sé, ha de estar por llegar a Londres, pero en si este no es el asunto de mi llamada

Candy: como, hay mas

Albert: Candy quiero pedirte un favor

Candy: claro, dime que es y en lo que sea, ya te lo había dicho

Albert: ¿Candy?…regresara pronto a Chicago, en cuanto, pase lo del funeral del padre de
Terry, arreglo unos negocios y regreso.

Candy: Pero en que te puedo ayudar si solo vas a regresar a casa.

Albert: ¿Candy?…

Candy: dime, te escucho, dime la verdad algo pasa a parte de lo de la muerte del padre de Terry ¿Cierto?

Albert: Candy no vuelvo solo, es en eso en lo que necesito que me ayudes, definitivamente necesito tu completa ayuda en eso, nadie más que tu podría cumplir con esta tarea.

Candy sintió sofocarse, no sabía por qué pero aún no se sentía preparada, para afrontarlo, no después de lo que vio en su visita a  Nueva York.

Candy: no estoy segura de que él se sienta a gusto.

Albert: ¿El?…Candy de que hablas en ningún momento dije el, pero eso si te digo “ella” necesitará mucho de tu apoyo.

Candy: jejeje… perdón Albert, ¿Pero cómo que ella? ¿Qué paso, la conozco? ¿Cuándo vuelves?

Albert: espero que no pase más de una semana, tienes que ayudarla…

Candy: pero ¿A quién? En verdad te oyes muy afligido.

Albert: Pronto lo sabrás en cuanto vuelva te doy todos los detalles, solo prepárate para ayudar a una chica que ha perdido su memoria, por culpa de una agresión física.

Candy: ¡Oh!… claro amigo cuenta con eso.

Albert: Candy, Terry te necesita en estos momentos.

Candy fue nuevamente tomada por sorpresa ante lo que su tutor y amigo pedía, es verdad que el oír sobre la muerte del duque, en ese momento deseo estar junto a Terry, pero el recuerdo de Susana, la regreso a la realidad y más aún esta esa chica.

Candy: Albert, eso no sería correcto lo más probable es que su prometida lo acompañe.

Albert: Candy… ven por favor, por Susana no te preocupes, solo viene Terry y su madre.

Candy: pero el trabajo no lo puedo dejar así, nada más.

Albert: si te dan permiso vendrías ¿Cierto?

Candy: Si tú eres el que pide el permiso, claro que lo harán, no te negarían nada a ti, como negarle algo al Sr. William Andrey (lo dijo con sarcasmo)

Albert: Entonces cámbiate para partir en dos horas, un auto te está esperando fueras del hospital, para llevarte a casa a traer tus pertenencias y de ahí te llevaran al aeropuerto, donde un jet privado te traerá.

Candy: ¿Albert?

Albert: Sabia que dirías que sí, te estaré esperando, te dejo tengo un asunto que arreglar, buen viaje.

Candy paso por la dirección y tal como Albert dijo, el permiso esta concedido, se fue a los vestidores y cambio sus ropas e hizo todo tal y como su tutor lo indico, abordo el avión y con un poco de temor, el enfrentar su pasado le producía miedo, al menos tenía la esperanza de que aquellos sentimientos y recuerdos, estuviesen guardados en lo más profundo de su corazón.

Volviendo al hospital donde Mina era dada de alta, el medico daba ciertas recomendaciones a Albert ya que este sería como el tutor de Mina, mientras esta se recuperaba totalmente, obvio hasta volver sus recuerdos.

Yaten: No es justo, ese bastardo cree que porque es alguien influyente piensa que pueda hacer lo que le venga en gana.

Taiki: tranquilízate, velo por el lado bueno, en estos momentos no te recuerda y por lo mismo no es conveniente que estés cerca de ella, la presionarías y eso le puede afectar, en vez de ayudar.

Seiya: así es por eso no es conveniente que venga con nosotros.

Yaten: Pero a ustedes si los recuerda.

Seiya: por lo mismo, si no te recuerda es porque la heriste demasiado, así que con lo del ataque que sufrió, ella bloqueo todo lo que le causa dolor, y eso hermano te incluye a ti.

Seiya había sido más que directo con el peli-plata, en esos momentos Mina salía de su habitación, lucía un hermoso vestido azul, Yaten quedo boquiabierta al verla, pero no fue el único Albert que volvía de la oficina del doctor, también quedo admirado ante tanta belleza.

Yaten: Mi…

Albert: me permites (ofreciendo el brazo y ganándole la partida a su contrincante) Mina tenemos que irnos hay que ir a recibir a Terry llegara en cualquier momento.

Mina: Oh, es cierto (chicos refiriéndose a los hermanos Kou) los veo luego. Nos vamos Will.

Yaten: Mina paso por la noche a verte también me gustaría acompañarte a recibir a “tu amigo”, pero tenemos trabajo esta tarde.

Mina: gracias Yaten, pero Will me acompañara, no hay de qué preocuparse.

Seiya: ¡Oh! Es cierto te quedaras en el mismo hotel que el Señor Andrey.

Albert: justamente, así que vayan sin pendiente a cumplir sus compromisos, yo cuidare de ella, así que no hay de qué preocuparse.

Yaten: El estar contigo es lo que me preocupa (camino y al pasar al lado del rubio le susurro) Vámonos chicos.

Seiya y Taiki: Nos vemos luego.

Ya en el auto que esperaba a los hermanos, Yaten seguía refunfuñando sobre el comportamiento del magnate, no se podía dar el lujo de ponerle las cosas tan fáciles, es verdad que Mina lo había olvidado, pero al igual que el millonario, comenzaría a conquistarla, por eso si Albert estaba enamorado de ella.

Yaten: Comprendo la situación de Mina, pero y que con eso y miren que no quiero empeorar las cosas, pero que puedo hacer a ese imbécil lo trata con demasiada confianza, y eso que lo acaba de conocer ¡Rayos!

Terry sentía los nervios de punta ya hacía tiempo desde que había pisado esa vieja ciudad en cuestión de no trabajo, ahí es donde había vivido la mayoría de sus pesares, la separación del lado de su madre, la indiferencia de su padre el cual ya no vería mas, pero a pesar de todos esos malos recuerdos también los había buenos, en esa ciudad fue donde conoció y paso su adolescencia feliz y enamorado, hoy solo quedaban recuerdos de un amor.

Eleonor: ¡Terry! ¿Estás bien? (dijo al ver la usencia de su hijo) ¿Terry? (repitió)

Terry: Me decías algo madre

Eleonor: No, solo decía que el equipaje ya fue enviado al hotel y creo que yo también iré directo allá, ¿Terry?

Terry: Si

Eleonor: se fuerte, no hagas aprecio a lo que digan, estas aquí por tu padre, recuérdalo.

Terry: Lo se… ¿Serena?

Serena: aquí estoy, no se preocupen los sigo.

Los tres se dirigieron a la salida, cada uno inmerso en sus pensamientos que no se percataron de esos ojos ambarinos que los observaban con una mezcla de odio y alegría fundidos en un mismo sentimiento, aquella mirada fijo enseguida al chico de una manera desafiante y decidida.

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

8 comments

  1. increible capitulo! ya quiero q se reencuentren! pero por favor no tardes tanto en subir el siguiente capitulo 🙂

  2. me gusto pero si en verdadddd no tarde tanto por k le pierdo el hilo jajaja grax…

  3. Gracias a ustedes x seguirme, espero no tardar tanto

  4. si es algo rara tu historia pero entretenida porfin se van a encontrar Terry y Candy pero algo me dice que la chica que perdio la memoria va resultar siendo algo de Terry no tardes mucho en subier el otro capitulo.

  5. No.tardes,con.el.sgte.
    cap.please!!

    Nos.dejaste.con.la.inspiracion…

  6. WOOW! ME ENCANTO! ESTA MUY EMOCIONANTE! PERO CANDY SIGUE EN EL AVION? CUANDO LLEGA ELLA?? AAI QUE EMOCION! ESPERANDO LA CONTINUACION
    SALUDOS A TODAS LAS FANS DE ESTE INCREIBLE FIC
    C@taa!

  7. Ya kiero leer, leer, leer…Ya kiero leer, leer, leer, ya kiero leeeeeeeeeer, le..leerr rarara rara rar+a

  8. hola chicas gracias por seguir acompañándome en esta aventura, saben me alegra que haya alguien a quien le gusta esta raresa, aunque algunas veces me desespero.

    Les diré que mi cabeza revolotea de ideas o mas bien crean tantas cosas, pero a veces siento que si escribo todo lo que imagino nunca terminaría este fic, solo espero no aburrirlas y que me sigan acompañando hasta el fin.

    Y creo que mi forma de escribir y redactar a mejorado demaciado a comparacion de mi primer fic que fue El Fin de una esperanza, a medida de que he avanzado en este proyecto, me he dado cuenta de mis mejoras.

    Gracias a mis fans, por que creo ya las tengo XD

Leave a Reply

Your email address will not be published.